31 de enero de 2008

Parece mentira...

... que el futuro esté a la vuelta de la esquina...


... y que hoy por hoy, seamos la primera potencia africana...


Falsos mitos vascos 3

Falso mito vasco 3.- Los Fueros son la prueba de la existencia de una nación y Estado diferentes.


La vigencia de los Fueros desde el siglo XIX ha sido presentada por los nacionalistas como la prueba de la existencia de un estado vasco separado del español. De acuerdo con esa afirmación, el Estado español «invadió» a los vascos en 1839.


Los Fueros son la expresión, por su origen medieval, de la pluralidad jurídica que caracterizó al Antiguo Régimen. Estas leyes especiales rigieron en toda Europa durante siglos y ni España ni el País Vasco fueron una excepción. Pero la diferencia fundamental con el resto de Europa es que mientras que en ésta se produce la unificación legislativa como consecuencia de la industrialización y el «movimiento codificador» iniciado por la Revolución Francesa, en España no ocurrió así en su totalidad debido a los acuerdos y pactos forzados por las guerras carlistas (1833-1874).


Fueros los hubo en toda Europa. Su carácter podía ser muy variado: territoriales, corporativos, estamentales o sólo para aquellos que pertenecieran a un determinado estamento (nobleza, clero, comerciantes, pueblo llano, militares...). Así, es «estamental» el Fuero Viejo de Vizcaya, aplicable exclusivamente a los nobles del Señorío de Vizcaya.


Basar la existencia de una nación en la supervivencia de peculiaridades internas que existieron hasta la Revolución Francesa es, cuando menos, una referencia insensata. Tanto como lo sería, basándose en el hecho de que cada estamento social estaba sometido a una jurisdicción diferente, afirmar que cada estamento conformaba una nación diferente...

29 de enero de 2008

La prueba definitiva de que Z es gafe

video
A mi amiga Martha Colmenares le debo este hilarante video de nuesto inefable Z. Sin comentarios. Disfrútenlo... xDDDDDDDDD

Los cuatro jinetes de la poca madre

28 de enero de 2008

Falsos mitos vascos 2

Falso mito vasco número 2.- El Euskera (lengua vasca) es la prueba de la existencia de una nación diferente.


Los nacionalistas vascos declaran orgullosamente: «Tenemos una lengua distinta. Luego somos una nación». Esta es una afirmación que no resiste apenas tres segundos de análisis. Si equiparamos «lenguaje» a «nación», resulta que Suiza no existiría, dado que en ella se hablan cuatro lenguas, todas ellas oficiales. Francia, modelo de estado unitario y centralizado, tampoco existiría, puesto que aparte del francés, se hablan lenguas como el bretón, italiano, vasco, alsaciano o diversas variantes del francés (la «langue d'oc» y la «langue d'oil»)


Por otra parte, si lenguaje es igual a nación, un inglés, un estadounidense, un jamaicano o un nigeriano (¡o incluso yo!) compartirían la misma nacionalidad. Y lo mismo se diga del español: el español, el mexicano, el uruguayo o el guatemalteco serían compatriotas. En cambio, un señor de Madrid no sería compatriota de un gallego, o un andaluz de un vasco, por hablar una segunda lengua distinta.


Siguiendo con la reductio ad absurdum, flamencos y valones ya no serían belgas (de hecho, ya se han visto los primeros garrotazos por esta cuestión), sino quizás, franceses y alemanes. Por otro lado, los austríacos serían alemanes por hablar la misma lengua (curiosa coincidencia entre Sabino Arana y Hitler). Y siguiendo ese mismo principio, habría que iniciar la segregación de la Val d'Aran del territorio catalán, porque en esa comarca no se habla catalán, sino aranés, que tiene reconocida la condición de lengua.


Incluso, dentro del País Vasco habría que dividirlo en tantas partes como dialectos tiene el euskera. Las variaciones entre dichos dialectos eran tales en un momento determinado que los lingüistas nacionalistas (empezando por el propio Sabino Arana) tuvieron que crear de la nada una variedad standard, que desconocía por completo la variedad y riqueza de los dialectos vascos.


Añadamos que existen zonas donde el euskera no se había hablado nunca, como buena parte de Álava o las Encartaciones de Vizcaya. Si «lengua» es igual a «nación», ¿se puede considerar que estos territorios son «menos vascos» que el resto?

El laberinto andaluz (y II)

Siguiendo con el post anterior, retomamos nuestro análisis del «prototipo del señorito» y su utilización política. Debido a ese pasado anarquista —que no fue muy glorioso: recordemos lo de Casas Viejas, donde ahora la Junta quiere construir un casino u hotel para echar tierra sobre la memoria histórica que no interesa—, la ideología izquierdista ha gozado siempre de gran predicamento en Andalucía. El largo paréntesis franquista, que llenó de suecas victoriosas las playas de Torremolinos y Benalmádena, y de niños pijos las de Marbella, está presto a ser olvidado.


Por eso, en período electoral, Manolito Chaves sabe ya lo que tiene que hacer: colgar en su perchero los trajes cortados a medida y los zapatos Gucci, y calzarse las abarcas, ponerse los pantalones de faena y la chaqueta de pana. Así, vestido de esta guisa, se presenta él a los mítines gritando hasta desgañitarse: «¡Zomo de lo vueztro!». ¿Qué huelen un poco a naftalina? No importa: el candidato se coloca lo suficientemente lejos del electorado y ya no huele. ¿Ves que fácil? Y los súbditos asienten satisfechos: «Éze é de lo nueztro».


Es decir, Chaves se presenta a sí mismo como el «gran campeón de la lucha contra los señoritos», el que «favorece al pueblo» y otras zarandajas electorales varias. Y el PSOE andaluz ha hecho un «buen trabajo» estos años, colgando al PP el sambenito y la coraza de sapos de ser «partido de los señoritos». Porque saben que el odio al señorito en Andalucía es capaz de movilizar sentimientos y pulsiones emocionales muy profundos. Sólo así se explican los ladridos de Alfonso Guerra en el 96, alertando de que «venía la derechona». Burdos y mentirosos, pero muy efectivos en Andalucía.


Sólo así se explica que el PP haya conseguido crecer «algo» en todos estos años (recordemos que se refundó entre 1989-90) y significativamente más en las ciudades que en el campo. El votante andaluz, incluso el desencantado, aún hoy identifica al PP con la derechona de Guerra y vota PSOE por el «miedo» de que vuelvan los señoritos de antes. O tal vez no quiere votar PSOE, pero a la derechona del PP no la votará jamás y se queda en casa o se va al campo, azí me den una pedrá zi voto a lo zeñorito der PP. Por todo lo cual, horadar ese muro de miedo, ignorancia y al mismo tiempo comodidad intelectual es verdaderamente difícil, por no hablar de horadar el muro casi infranqueable del ostracismo de los medios de comunicación, controlados por la taifa de Manolito. No se sabe qué esfuerzos están haciendo Javier Arenas o Teófila Martínez, pero seguro que habrán de sudar la camiseta.


Es decir, básicamente donde hay menos cultura es donde saca el PSOE sus votos. Por supuesto: la corrupción que ha supuesto el PER ha atado muchas voluntades al PSOE, bien por convencimiento, bien por vergüenza. En cuanto al presunto crecimiento en las ciudades, están empezando a solucionarlo: el férreo control político de las Universidades andaluzas hace imposible que la verdad circule cuando ésta es perjudicial para el PSOE. Conocemos ya algún caso de mobbing producido en la Universidad andaluza a causa de enemistades que poco tienen que ver con el conocimiento del que debiera sentirse orgullosa una Universidad. De forma muy parecida se ha actuado en Cataluña, si bien el control de calidad correspondió en este caso a los nacionalistas.


Y lo mismo se diga de los medios de comunicación. Se silencia a los tertulianos díscolos y se pretende empapelar a quienes denuncian las prácticas caciquiles de la Junta de Chaves y Zarrías. Andalucía imparable, desde luego. Pero hacia la tiranía lisa y llana.


No cabe duda alguna de que hoy Andalucía es el cortijo particular del PSOE. Y un inmenso pesebre donde comen multitud de estómagos agradecidos. Y Manuel Chaves es hoy el amo indiscutible del cortijo. Andalucía tiene que despertar de ese letargo triste en que vive desde que Chaves se instaló cómodamente en la poltrona de la Junta (e instaló cómodamente también a toda su familia). Curiosamente, ese letargo triste transido de desinterés es el que aqueja también a Cataluña, ya existente desde Pujol, pero acentuado sobremanera desde que virreina el P(S)C en estos lares.


De ahí que la educación sea tan «importante» en Andalucía. Para fabricar siervos, súbditos o borregos, no ciudadanos. Y cuando las cifras oficiales certifican esta verdad de forma irrebatible, se suceden las llamaditas de los inspectores a los profesores de instituto o colegio, para que hagan patria andaluza y aprueben masivamente a sus alumnos, incluso a aquellos que no lo merecen. «No me importa cómo lo hagas, pero tú apruébalos». La presión subsiguiente coloca al profesor en el brete moral de tener que elegir entre sus principios como educador y su puesto de trabajo, por no hablar de la simpatía o antipatía del inspector de turno, al que a su vez han presionado desde la Consejería para que «salgan los números».


En fin. Hablando de verdades irrebatibles, Chaves es hoy un señorito más. Un señor feudal que tiene montones de siervos a su alrededor y que procura mantener en la idiocia a quienes le votan, para que no se den cuenta de que es un señorito. Para que ningún andaluz se percate de que la única forma de acabar con los señoritos es ofrecer una educación de calidad al pueblo. Es dejar que la iniciativa privada haga su trabajo, en vez de ahogarla para que sirva a sus intereses privados y de su partido. Yo, particularmente, doy eso por perdido con Chaves. Tal vez el día que le sustituya alguien del PP con ideas distintas la cosa puede cambiar.


Y nada me gustaría más, créanme, que ver a una Andalucía al cien por cien en el campo, en la industria, en los servicios. Una Andalucía radiante, despejada la niebla pestilente de la corrupción, el abuso, el desaliento y el miedo a crecer. Una Andalucía orgullosa de ofrecer al mundo lo que es y no arrodillada y agradecida ante sus caciques. Una Andalucía que pueda mirar al futuro sin temor y que forme parte de un futuro que deseamos también radiante para toda España (así le duela a Mohamed VI, que ha puesto sus miras ya sobre Andalucía... o sobre Al-Andalus, que como los informados saben, no es lo mismo).

27 de enero de 2008

El laberinto andaluz (I)

Andalucía es una de las tierras más hermosas de España. Su belleza natural ha sido cantada por casi todos los poetas desde que las tierras hispanas aparecieron en la historia. Sus fértiles tierras, bien aprovechadas, podrían ser el orgullo de España y la envidia de Europa entera. Desde Huelva a Almería, el ingenio, la gracia y el salero se combinan para hacer de sus gentes las más hospitalarias de Europa.


Sin embargo, hay un pero. Un pero muy gordo. Andalucía —y también Extremadura, pero sobre todo la primera—, está a la cola del progreso y de la educación en el ámbito europeo. No lo digo yo, que seguramente habrá quien me tache de facha pepero y aún de cosas peores. Lo dicen estudios como el informe PISA y otros. Lo dicen las noticias e incluso la historia reciente de esa región (entendida por tal la que comienza desde 1978).


Habrá quien diga: «¿Sólo por eso? ¡Pero si eso no é ná!». Ya hemos perorado en otro lugar acerca de las consecuencias de esa clase de perspectiva educacional. Pero está claro que con una educación de baja calidad como la actual (vaya por delante que enjuiciamos la del momento presente, no la de hace 50 o 100 años atrás), se forman borregos, no ciudadanos. ¿Por qué borregos? Porque si uno limita la capacidad de razonamiento y e impide que ésta se ejercite, la persona acaba siendo fácil presa de lo que otros —particularmente el poder— puedan decir. Y cuánto más cómodo es para el poder un súbdito que acepta sin chistar lo que viene de arriba que un ciudadano consciente de sus obligaciones y derechos, que da la tabarra un día sí y otro también, ¿verdad?


Ahora bien, no sólo es eso. El hecho de que existan más súbditos que ciudadanos incide negativamente en la cuestión económica. Si nos centramos en crear súbditos, lo que tendremos es un colectivo acostumbrado a obedecer y sin iniciativa propia. Lo cual impide que exista la necesaria iniciativa privada, principio de la prosperidad de cualquier nación o región. No se crean empresas, nadie asume riesgos. ¿Y en qué acaba esto? En que el súbdito se acaba echando en brazos de papá Estado (en este caso, en brazos de mamá Junta), esperando que éste le mantenga. Es el clásico «dame pan y llámame tonto», que es lo propio de un Estado del Bienestar atrofiado y/o pervertido respecto de su intención primera. El súbdito renuncia alegremente a su libertad por una hogaza de pan (o una tapa de pescaíto frito o shipirone, ya que estamos). El ciudadano, en cambio, cree que su libertad es su bien más preciado, por encima del dinero y de cualquier otra posesión.


Por eso no me cabe duda de que en Andalucía, desde que virreina Manuel Chaves, hay una taifa, una satrapía, un feudo, un régimen, por decirlo de algún modo. El PSOE ha creado ya una cultura en Andalucía que usa hábilmente los tópicos de toda la vida de aquellas tierras para perpetuarse. No tiene nada de extraño que lleven treinta años y que todavía sean la despensa electoral del PSOE (a pesar de que Cataluña, virreinada por otro andaluz, lleva las trazas de desbancarla). Vamos ahora a profundizar en esta afirmación acerca de los tópicos andaluces, que en mi opinión van indisolublemente unidos a determinados personajes de la vida cotidiana.


Sería el caso, por ejemplo, del gracioso. Éste es un tópico muy manido incluso a nivel nacional (no hay más que ver la televisión): se conoce que en el resto de España, pongamos Asturias o Cantabria, no hay gente (tan) graciosa. Observémoslo, incluso, en nuestra charla cotidiana: para inyectar gracia a cualquier aseveración, incluso nuestro acento cambia al andaluz. Quién sabe por qué, los acentos catalán y vasco no suenan tan graciosos. Vaya un ejemplo más. Recordarán ustedes un programa televisivo presentado por el ilusionista y mago Pepe Carroll, Genio y figura. Pues bien: si no recuerdo mal, de todos los concursantes no había uno solo que no fuera andaluz; y de hecho, ahí fue donde Chiquito de la Calzada tomó la alternativa, para después convertirse en fenómeno sociológico (durante el boom Chiquito no era infrecuente ver a una reata de personas cojeando y diciendo al mismo tiempo: «no puedor, no puedor» o «te ví a cortá el fistro d'abajo», o referirse al dolor estomacal como «pupita en el diodenorl»).


Y es verdad que en Andalucía sobra gracejo e ingenio para el chascarrillo fino; pero digamos que yo lo entiendo como una especie de reacción. ¿Reacción a qué? Pues a la contrafigura del gracioso: el señorito. El señorito, para quien no sea español, es el hijo del amo. Se suele usar en sentido muy despectivo, para señalar que la persona habrá heredado la sangre del señor, pero no su señorío ni otras virtudes que pudieran adornar la personalidad del progenitor.


El señorito es, por lo general, un adolescente o adulto que vive la vida como si no tuviese obligación alguna porque es el padre quien paga sus caprichos. Esto no tendría nada de particular si no añadimos que el señorito, al igual que su señor padre, se cree con derecho a todo sin merecerlo. Nos referimos, ciertamente, a algunas costumbres bárbaras que hasta hace cuatro días han perdurado en Andalucía, cuales son el derecho de pernada y algunas otras que sólo pueden calificarse de caciquiles (tan caciquiles como lo puedan haber sido en Galicia, que tiene también una larga historia en el tema caciquil).


La sola existencia del señorito ha justificado históricamente que durante la República prendiese fuertemente la llama del anarquismo en Andalucía. Es de lógica histórica que después de tanto aguantar abusos de los señoritos, el pueblo tuviese un momento de cólera y en tierras andaluzas (como de hecho en toda España, pero allí con un tinte más dramático) se cometiesen barbaridades en nombre de la anarquía y la «libertad» y no era de esperar que «se comportasen razonablemente».


Igualmente, la sola existencia del señorito ha justificado el masivo éxodo rural a las ciudades industrializadas durante el franquismo. La imposibilidad de hacerse un porvenir en su propia tierra y la promesa de un futuro mejor en tierras madrileñas o catalanas empujó a muchos andaluces animosos y hartos de los señoritos a marcharse casi con lo puesto lejos de su tierra. Muchos de ellos son hoy tratados como «inmigrantes de mierda» por algunos nacionalistas descerebrados; y sus hijos tienen que hacerse perdonar su origen «extranjero» intentando ser más nacionalistas que quienes los insultan. Pero todos ellos saben que estos «emigrantes» son la causa de la riqueza de Cataluña (y en particular, de la oligarquía catalana que hoy vota a CiU) hasta bien entrados los 70, aunque nadie se atreva a decirlo por vergüenza y por no cabrear a nadie.

26 de enero de 2008

Qué talante, oiga...

Huevos de plomo (carta imposible a Javierito Bardem)

Y ya que estamos, voy a tomar este impresionante post de mi amigo Hartos, que delata la miseria del régimen comunista cubano pese a los "grandes propagandistas" que tiene, tanto aquí en España (los bardemes y los sabinas, entre otros) como en Hollywood (Sean Penn, Oliver Stone, Kevin Spacey, Tim Robbins y señora... y otros progres americanos que no salen en los papeles pero que seguro también los apoyan). Copiamos el post con alguna adaptación, pero sin apartarnos de lo esencial.

Sólo añadiré una cosa más. Uno se tiene que casar por amor, desde luego. Pero si uno pudiera casarse por librar a esas pobres «gineteras» de tener que follar para poder comer algo decente de vez en cuando, yo lo haría.

Querido Javier...

He recibido hoy correo de Cuba, justo al poco de leer tu sesuda reflexión de hombre versado en relaciones internacionales.

El correo es de mi "vieja" amiga Mila. Por supuesto he de aclararte que Mila es un nombre ficticio y cuando digo lo de vieja lo digo porque nuestra amistad ya va para unos años.

Cuando yo la conocí en la Habana, Mila tenía 16 años. Mi amiga Mila tiene ahora 22 años. Es una mulata escultural de las que quitan el hipo. Y se prostituye. Sí, querido Javier: Mila es una puta. Pero no es una puta como ésas con las que tú acostumbras a revolcarte, tipo la y compañía, putas por placer o por ambición profesional. Ya sabemos todos lo "macho" que eres y lo bien que follas (lo dicen en el Tomate, conste).

No. Mi amiga Mila es puta por necesidad. Mi amiga Mila se prostituye para comer y para dar de comer a su familia. No es la única de su familia que lo hace. Mila tiene una hermana mayor y un hermano algo más pequeño que también lo hacen. Lo hacen por necesidad. Su vida es ésa, Javier. Se deben acostar con turistas que llegan a la Habana buscando lo que en sus países de origen es delito, acostarse con un o una menor por poco más de 10 euros. Diez pesos convertibles (ya sabes: esa moneda que los cubanos tienen prohibido usar). Y deben hacerlo, Javier, de manera indistinta tanto si son hombres o mujeres, jóvenes o viejos, porque lo único que les interesa es el dinero que puedan obtener de esa —llamémosla así— transacción sexual.

Según me contaba Mila el día que la conocí, además intenta enseñarle su hogar al turista. Verdaderamente, tú lo sabes bien, Cuba es un lugar precioso. Intenta enterarse de cosas allende su isla, pues sabe que nunca saldrá de su país y por supuesto intenta que "otros" (un amigo taxista, el camarero de cierto restorán o algún conocido) se "beneficien" de los pesos del turista, alegrándole además la estancia y haciéndosela, digamos, más humana. Es muy fácil así olvidarte de que follarte a esa menor que se te ofrece por hambre es delito en tu país. Así vive Mila, Javier.

Pero qué te voy a contar yo si a lo mejor hasta te la has beneficiado, con lo machote que eres... Pues bien, Javier: me dice hoy Mila que la cosa está allí mal, muy mal, "peor que cuando tú viniste y ya viste...", fatal, vamos. Me pide dinero una vez más, cuando sabe que no puedo enviarle más. ¿Sabes que si le envío 50 euros a Mila Fidel se queda 20? Si le llegan, claro. Pero es que además ya no le llegan: después de dos últimos intentos infructuosos ya no le envío nada. Me dice Mila que tiene hambre Javier, que recuerda el día que la invité a un sándwich en el Barrio Chino, cerca del Capitolio, no recuerdo como se llamaba el local... Y a mí me entran una impotencia y un coraje, Javier, que se me saltan las lágrimas. Porque si Mila este mes no tiene compresas, que no tendrá, siempre puede usar un trapo viejo. Pero amigo: cuando el estomago se retuerce de hambre... Y créeme: sé que tiene hambre.

Sólo quería decirte una cosa más, Javier. La próxima vez que hables de «cárcel» y de esas cosas acuérdate de mi amiga Mila. Y plantéate esta pregunta: ¿crees que su padre está orgulloso de que sus hijas e hijos se tengan que acostar con desconocidos para que la numerosa familia pueda comer de vez en cuando algo decente? Piénsalo, Javier. Y luego piensa quién debería ir a la cárcel. Yo personalmente encerraría a muchos turistas que visitan Cuba. Bajo su progre manto de honorabilidad, respetabilidad y legitimidad socialista simplemente se esconde un pederasta o una vieja verde.

Atentamente,

Hartos de ZPorky

Y yo no añadiré nada más, salvo mi firma al pie de esta «carta imposible». E invito a hacerlo a aquellas personas de buena voluntad y buen corazón.

Carta imposible a Hugo Chávez Frías

Por correo me llegó esta «carta» de una muy querida amiga colombiana, así que paso a difundirla a la mayor brevedad y rapidez posible.


Señor presidente Chávez,


En nombre de la gente de Colombia, no del gobierno ni de ninguna entidad gubernamental, quisiéramos darle las más sinceras gracias por sus oficios como mediador en la liberación de las dos secuestradas Clara Rojas y Consuelo González.


Son de todos muy conocidas, por sus recientes acciones y declaraciones, las grandes razones humanitarias que le han motivado a ser el gran intermediario en el conflicto que vive nuestra bella Colombia desde hace tantos años.


Por eso, estamos todos seguros que usted, Presidente Chávez, es capaz de lograr la liberación de los restantes 698 secuestrados por las FARC. A cambio de eso, Presidente Chávez, y a nombre de la gran mayoría de Colombianos, le extiendo una mano con nuestros mejores deseos para usted y una lista de regalos.


Le damos las FARC y al ELN, todas para usted. No nos las merecemos: nuestro egoísmo hace que rechacemos a estas personas tan humanitarias. Lléveselas usted y disfrútelas.


Le damos toda la droga que está en los territorios donde se esconden las FARC, haga lo que le plazca con ella. Regálesela a los jóvenes europeos que constantemente hacen colectas para ayudar a las guerrillas. Creo que se lo merecen.


Le damos todas las minas quiebra patas que han puesto las FARC en nuestra tierra, le damos los burros-bombas, le damos los cilindros explosivos con los que se han destruido humildes pueblos.


Le damos a todos los que odian a Colombia, le damos a Piedad Córdoba; úsela a su antojo, disfrútela. Le damos a todos los violentos, los delincuentes, los políticos corruptos. Le damos el gobierno de transición que Piedad Córdoba le prometió a Simón Trinidad. Le damos a Simón Trinidad: cuando cumpla su condena en los Estados Unidos, se lo puede llevar también.


Le damos el terrorismo que asola nuestra nación, cójaselo para usted. Cuando ya lo tenga, llámelo como quiera: 'beligerancia', 'humanismo', 'altruismo', 'proyecto Bolivariano'. Le damos a los paramilitares, triste consecuencia de las acciones 'humanitarias' de las guerrillas.


Le damos nuestras lágrimas, nuestros miedos, nuestros temores, nuestras pesadillas, nuestro dolor, nuestros más funestos recuerdos. Le damos todo eso, presidente, sí, disfrútelo y compártalo con todos los que lo aplauden, con todos los que alientan su proyecto Bolivariano. Por favor, no lo devuelva: es todo suyo. Se lo damos de todo corazón.


Respetuosamente,


Un colombiano más.


TODA COLOMBIA SE CANSÓ DE TANTA MAMADERA DE GALLO, DE TANTAS MENTIRAS Y DE TANTA MALDAD.


Toda Colombia se cansó de que en los países del mundo que no saben nada de nuestro país existan JÓVENES INGENUOS que creen en la estúpida mentira de que las FARC representan la lucha del pueblo colombiano.


Toda Colombia se cansó de ver como un puñado de ASESINOS Y CRIMINALES juegan miserablemente con el dolor de los familiares de los secuestrados para exigir privilegios que no se merecen.


Toda Colombia se cansó de estar arrodillada ante el terror, ante el miedo a perder la vida, la libertad y la dignidad por cuenta de estos GENOCIDAS.


POR ESO EL DIA LUNES 4 DE FEBRERO COLOMBIA ENTERA SERÁ UNA SOLA Y PACIFICA VOZ QUE MARCHARÁ PARA DECIRLE AL MUNDO DESDE LAS ENTRAÑAS DE SU ALMA Y DE SU CONCIENCIA, QUE NO QUEREMOS A LAS FARC, QUE RECHAZAMOS TAJANTEMENTE LA EXISTENCIA DE ESA GUERRILLA, Y QUE YA ES HORA DE LIBERAR A LOS SECUESTRADOS UNILATERALMENTE.


Con este grito inmenso lograremos decirle al mundo de forma contundente que las FARC son una plaga inhumana y cruel, y lograremos que algunos guerrilleros que aún tengan cerebro y corazón se den cuenta del mal que están haciendo y se desmovilicen masivamente.


Todos difundan este mensaje por toda Colombia, hagan llegar este mensaje a todos sus contactos, y reguémonos como pólvora, porque seremos todos protagonistas de un momento único en Colombia, el momento en que les diremos al mundo entero: ¡NO MÁS FARC! ¡NO QUEREMOS MAS FARC! ¡DÉJENNOS EN PAZ....!


Comentario nuestro.- Seguramente esta carta no la leerá Hugo Chávez. Ni falta que hace. Basta que la lean los jovencitos —y no tan jovencitos— descerebrados que en España hablan de «revolución», «pueblo», de «opresión capitalista» y otros conceptos comunistas sin saber lo que están diciendo. Todos esos jovencitos —y no tan jovencitos— que, como dice la carta, hacen colectas aquí para enviar dinero para «ayudar» a las FARC. Todas esas personas que, «llevadas de su buena fe» (y, sin duda alguna, de un buen lavado de cerebro), creen que el comunismo apenas disimulado del mono rojo va a llevar a Venezuela y a Latinoamérica a la prosperidad (de hecho, ha hecho ricos a los boliburgueses, así que tan malo no puede ser, ¿verdad?).


Pues eso: que basta que la lean aquellos que «ayudan a la revolución» para que se den cuenta de que lo que hacen es únicamente ayudar a unos ASESINOS y a un DICTADOR.


Y desde mi muy humilde tribuna pido que el día 4 de febrero hagamos un minuto de silencio en apoyo de aquellas personas que se van a manifestar en Colombia para verse libres de esas plagas llamadas FARC y ELN. En España sabemos lo que es que una banda terrorista sea más o menos protegida por el gobernante de un país extranjero (encima «democrático»). Por eso pido para Colombia este minuto de silencio y de tener presentes a los hermanos colombianos. Para que no tengan que sufrir nunca más el miedo, el chantaje, la extorsión, el asesinato.

25 de enero de 2008

Falsos mitos vascos

En solidaridad con el bloguero Nacho Sierra, Noggia para los amigos, creo interesante traducir su serie sobre «falsos mitos vascos». Él escribe en inglés, pero ello no ha impedido que un proetarra descerebrado le haya amenazado de muerte (estos proetarras, tan demócratas ellos). Por eso, repito, y como muestra de solidaridad con él, irán apareciendo en mi blog los falsos «mitos vascos» de los que él habla.


Falso mito vasco número 1. El País Vasco y España han sido siempre entidades separadas y antagónicas a lo largo de la historia.


Los vascones, juntamente con los caristios, várdulos y autrigones, forman el sustrato básico de lo que todavía hoy se conoce como «pueblo vasco». Si a ellos se añade la población de la época pre-romana formada por los celtas, los ligures y los íberos, los visigodos y los continuos movimientos de población causados por la conquista musulmana y la reconquista cristiana, tendremos en última instancia la configuración no solamente del pueblo vasco, sino del que hoy se conoce como español.


Tras la caída de los reinos visigodos, todos los pueblos españoles sin excepción tomaron parte en el proyecto común de restauración de la «España perdida» y lucharon contra los musulmanes. Al igual que el resto de los españoles, los vascos, siempre aliados con Castilla, hicieron de la lucha por su religión y por el proyecto hispánico el fundamento de su identidad.


El verdadero origen de Castilla tiene un componente esencialmente vasco. El más importante medievalista español del siglo XX (y presidente de la Segunda República en el exilio) Claudio Sánchez Albornoz sostiene que Castilla y los castellanos fueron el producto de la simbiosis racial y cultural entre los visigodos, los cántabros y los vascos.


Durante siglos, los vascos lucharon y murieron por la reconquista de España, participaron en su gobierno y fueron a repoblar en masa allí donde fue necesario. En la Era Moderna, los vascos exploraron el planeta en nombre de España, pues no eran otra cosa que españoles.


En 1808, durante la invasión napoleónica, los vascos lucharon y murieron por España, su rey y su religión, con el mismo entusiasmo que los vascofranceses como el general Harispe lucharon bajo el mando de Napoleón.


Como escribió Miguel de Unamuno, «los vascos no realizaron jamás una proeza o labor de alcance universal desligados de España o contra ésta». Los vascos formaron siempre parte de lo que conocemos como España y construyeron España conjuntamente con el resto de los españoles.


La mera existencia de un sentimiento «nacionalista» no explica por sí mismo la existencia de la nación. Dicho de otro modo: la existencia de la nación no es una condición sine qua non para que exista ese sentimiento nacionalista que la reivindique. Ello es debido a que dicho sentimiento puede crearse de forma artificial, falsificando la historia, reescribiéndola y colocando en ella a los nacionalistas como las figuras más importantes de esa supuesta «nación».


La «nacionalidad vasca» es un invento de principio a fin. Aunque para algunos sea difícil de aceptar, su percepción y sentimiento de pertenencia a la «nación vasca» está basado en enormes falacias, falsificaciones y ocultaciones de datos. Para ello, se lo han inventado todo: la historia, los personajes, la bandera, incluso los nombres Euskadi y Euskal Herría, utilizados por los separatistas vascos para denominar su «nación» soñada... Todo eso es artificial. La bandera (ikurriña) fue diseñada por Luis de Arana (hermano de Sabino) tomando como base ¡la bandera de un equipo de fútbol inglés!(*)




------------------

(*) Corregimos en este punto una pequeña imprecisión histórica. No es realmente relevante para el relato, pero sí en cuanto verdad histórica. Tomamos el dato del libro de Jon Juaristi El bucle melancólico (Espasa, 1997).

El chollo de ser político progre

Os dejo aquí un artículo escrito por la periodista Ana Luisa Rodríguez Pombo sobre los macrosueldos de algunos dirigentes del PSOE. Sí, esos tíos que presumen de "solidarios" por decirse de izquierdas pero que viven como califas a costa de saquear las arcas del Estado. Son además muy clarificadores algunos datos que recoge Ana Luisa, sobre todo porque luego a algún asno rojo se le llena la boca hablando de la indemnización que cobró Pizarro al marcharse de Endesa. Los hay idiotas, subidiotas, megaidiotas y socialistas.


Si cobráramos sus sueldos para tener lo mismo que ellos, necesitaríamos 7 vidas como los gatos.


Intentar descalificar a Manuel Pizarro porque sea millonario es demagogia pura y dura. Ser millonario no es malo cuando el dinero se ha ganado honestamente. Lo malo es hacerse millonario de manera ilegal como aquellas gentes de Filesa, Malesa, Time Sport y tantos otros. A Manuel Pizarro hace mucho tiempo que le pagaban sueldos millonarios acordes con su preparación porque es abogado del Estado, agente primero y jefe después de la Bolsa, presidente histórico de ENDESA y tan brillante que se lo disputaban los consejos de administración de las grandes empresas. Por eso amasó una fortuna con todas las de la ley y no como otros que sin saber hacer una "o" con un canuto, hoy forman parte del universo de nuevos ricos gracias a la política.


El mismo Pepe Blanco, hasta que Zapatero lo nombró algo, ni siquiera había conseguido ser alcalde de su pueblo. Pepe Blanco dice en su blog personal que ahora cobra 6.000 euros al mes. Pues suponiendo que haya ganado ese sueldo desde el primer día que le dieron cargo en el partido en el año 2000, habría cobrado hasta hoy 508.000 euros que no está mal, pero lo que no nos cuadra es que con ese dinero alimente a una familia y además pueda comprarse un chalet en una de las zonas más caras de Madrid, que vale casi el doble de lo ganado en esos años.


Sigo. El señor Bono, que declaró en Hacienda ingresos de 103.000 euros el último año que fue presidente de Castilla la Mancha y después su sueldo como ministro, oficialmente no pasó de los 6.000 al mes. Tiene un piso de 300 metros en el exclusivo Paseo de Rosales en Madrid valorado en 3 millones de euros; 2 pisos más en Madrid, uno en Toledo, un chalet de lujo de 400 metros en Olías del Rey, una casa y una finca en Salobre y una empresa hípica en la que alguno de sus caballos tiene un valor superior a los 200.000 euros.


Zapatero, que fue un triste PNN de universidad y un insignificante diputado, con el sueldo que dice tener como presidente de 7.441 euros se ha comprado un chalet en Almería valorado en 440.000 euros y ya tenía un dúplex de 200 metros en Las Rozas además del piso de León.


La vicepresidenta de la Vega, que era secretaria judicial hasta que la enchufaron y la hicieron jueza por el cuarto turno, cobraría hoy menos de 400.000 pesetas, pero además de un carísimo fondo de armario, tiene un piso en Madrid de 128 metros con garaje; un ático de 182 metros en el paseo marítimo de Palma a medias con una inspectora de trabajo, según datos del registro nº 6 de Palma y un chalet de 505 metros en La Granja de San Ildefonso donde además posee un terreno de más de 11.000 metros denominado Huerta del Venado que recientemente ha sido recalificado para construir chalets de lujo, además de la casa deshabitada en Valencia, en la que se ha censado para las elecciones.


Como parece que les cunde tanto el dinero que 7 años les sobran para forrarse, nos podían dar la receta porque cualquiera de nosotros si cobráramos sus sueldos, para tener lo mismo que ellos, necesitaríamos 7 vidas como los gatos, y ya ni les cuento con nuestros sueldos de gente decente. Y hablan de Pizarro estos demagogos que no han doblado el espinazo en su vida....


Fuente: Punto Crítico. Ana Luisa Rodríguez Pombo.


Programa Los decanos, Cadena Cope


Instituto gerontológico


23 de enero de 2008


Comentario nuestro.- Las críticas a Manuel Pizarro tienen el regusto de la envidia del mediocre. De lo que nos habla aquí el artículo encontrado en el blog de Alberto Esteban está muy claro: de cómo unos señores que si no fuera por la política no tendrían dónde caerse muertos (Pepiño) o sólo podrían aspirar a un estilo de vida mucho más austero (todos los demás), se han asegurado un patrimonio y una jubilación dorada a costa de todos los españoles (por si acaso tardaran en volver a gobernar, que ya se sabe que esto de la política es muy incierto). Claro que, al decir de Fernando Díaz-Plaja, la Envidia española es algo que no tiene parangón en el resto de Europa. Así nos ha ido en la Historia y así nos va en la actualidad...

24 de enero de 2008

El Gobierno me miente y me toma por tonto

Me he tomado la libertad de copiar este post del blog Unidad y Libertad porque me parece excelente.


Tenía esta entrada pendiente de publicar por la cantidad de noticias de actualidad que se iban acumulando sobre la mesa, pero creo que ha llegado el momento.


El Ministro de Trabajo, Jesús Caldera, es conocido por sus autorectificaciones. Anda constantemente corrigiendo sus propias palabras. Un día lo hace sobre la inmigración, otro sobre el paro. La más famosa de sus correcciones fue la del Archivo de Salamanca. En 1995, Felipe González quiso hacer lo mismo que Zapatero. Entonces, Caldera, tan salmantino él, se manifestó por la unidad del archivo y dijo aquello de que no saldría ni un papel y si lo hacía, sería por encima de su cadáver. Cuando Zapatero le hizo Ministro y desgajó los fondos para pagar el apoyo nacionalista, Caldera olvidó sus palabras de golpe y defendió la devolución.


Leo en el ADN una entrevista al Ministro de Trabajo en la que le preguntan por una comentario suyo de hace algún tiempo en el que afirmaba que con mil euros se podía vivir bien en España. Atentos al nuevo escenario:


- Usted dijo: "Con mil euros se vive bien". ¿Lo mantiene?

Dije que mil euros netos al mes con 14 pagas son 14.000 euros al año. Sí una pareja, porque la gente suele vivir en pareja...

- Bueno, no necesariamente.

La mayoría lo hace. Si hay dos ingresos son 28.000 euros al año. Es una cantidad que no me parece bien, es baja, y ojalá la gente ganara más, pero no es lo mismo que hablar de mil euros.


1.- El Gobierno me miente. Repiten por activa y por pasiva que la crisis económica no es tal. Pero los mil euros que servían hace algún tiempo, según el Ministro, para vivir bien, ya no valen. O sea que ha subido más la vida que los sueldos. ¿Qué porcentaje de la población española gana mil euros netos al mes?. Porque si el salario mínimo son 600...


Aunque haya elecciones, digan la verdad. Digan que se ha disparado el IPC, el déficit, la deuda, la morosidad, los precios. Digan que hace diez años uno salía una tarde con 5.000 pesetas y eso daba para ir al cine, cenar, ir de copas y volverse a casa en taxi. Y que hoy, 30 euros, el equivalente de aquellas 5.000 pesetas, apenas da para cenar e ir al cine. Que en esos diez años los salarios han crecido una cantidad ridícula. Que la subida de los mismos acorde al IPC es una farsa. Porque una subida del sueldo de un 4% tiene que hacer frente a 50 subidas de precios del 6-7%.


2.- El Gobierno me toma por tonto. Así que según Caldera, con mil euros se vive bien. Pero ahora viene la letra pequeña. Caldera dice que esos mil euros son netos. O sea, hablamos de 1.200 euros brutos de sueldo. ¿Cuántos ganan eso? Si es el doble del salario mínimo. Y en 14 pagas.


Pero no acaba ahí la teoría: encima debe ser en pareja. Porque según Caldera la mayoría vive en pareja. No sé qué mayoría conoce el Ministro. Pero sus palabras expresan lo que la calle dice hace tiempo, que es imposible comprar una casa si no es en pareja. Pero no vale una pareja cualquiera no, debe ganar también 1.000 euros netos, o sea, 1.200 brutos. Casi nada, como si los trabajos de 1.200 euros sobraran.


O sea que si él vive solo, no llega. Si él trabaja y ella estudia, no llegan. Si ella gana 1.200 y él 600, no llegan. Si se separan y no buscan pareja rápido, no llegan. Si enviudan, no llegan. Si tienen hijos, no llegan. Si uno se queda en el paro, no llegan. Si se meten en una hipoteca, no llegan. Si uno enferma, no llegan. Es decir, excepto que pidan un crédito o una hipoteca, no llegan nunca.


Según el Ministro de Trabajo de mi país soy un quejica. Si no llego a final de mes es porque no quiero ni me esfuerzo lo suficiente. Porque la solución es bien sencilla. Primero, tengo que dejar mi trabajo y buscar uno de 1.200 euros, que parece que hay muchos por ahí esperándome. Una vez que lo consiga, tengo que echarme novia. Y tengo que echarme una que gane 1.200 euros. Así que la pregunta en los pubs no es «si estudias o trabajas», no. Es «si tu nómina alcanza 14.000 euros al año». Y una vez que la encuentre, debo irme a vivir con ella deprisa y corriendo. Y luego he de mentalizarme que no podemos separarnos, ni tener hijos, ni quedar en el paro, ni enfermar, ni estudiar, ni cambiar de trabajo, ni comprar una casa ni nada. Bien fácil lo tengo, ¿verdad?


En cualquier otro país un señor así estaría en la calle. ¿Se imaginan al Ministro danés o inglés diciendo a los ciudadanos que pueden llegar a fin de mes en pareja con dos salarios de 5.000 euros? Y digo 5.000 porque en el resto de países el salario mínimo es mucho más de 600 euros.


Lo que me recuerda a cuando Castro se preguntaba cómo podía ser que los cubanos se quejaran de hambre con la de flores que había en el campo esperando a ser comidas...


Autor: Fin de los Tiempos.

Bilis

Para bilis, la que ha gastado o pasmo de Palas do Rei explicando por qué Z no ha ido al Congreso de las Víctimas del Terrorismo. Entre quejicoso y atacón, Pepiño ha justificado la ausencia de nuestro ínclito presidente por accidente más o menos porque «no iba a ir donde iba a ser abucheado».


Nosotros, que ya tenemos puesto un ojo contra el desgobierno de Z, nos preguntamos por qué iba a ser abucheado. La respuesta cae por su propio peso. Claro. El IV Congreso Internacional de las Víctimas del Terrorismo no es exactamente la Alianza de So-Mamones, donde él puede cantar sin peligro el Viva la gente y entre todos hacen la ola de la multiculturalidaz y del buen rollito. Por si fuera poco, asiste Aznar a dicho Congreso. Aznar el Maligno, Aznar, que ostenta el privilegio de haberse convertido en la nueva bête noire de la izquierda (Franco ya no puede serlo; además, resulta que si se escarba un poco, encontramos demasiados antecedentes franquistas en gentes que hoy en día berrean a todo el que les quiera oír que «son de izquierdas». Aznar es menos peligroso en ese sentido).


Pero la ausencia de Z es muy lógica, por mucho que nos pese. ¡Cuánto hubiésemos deseado los españoles que nuestro presidente hubiese luchado contra el terrorismo sin cuartel ni «proceso de paz» de ninguna clase! Sin embargo, en estos cuatro años nos hemos encontrado con Bambi, con ZP el gafe y ahora, con Z el mentiroso. Y en todo momento, con un radical de cuarta. Más o menos como lo fue en su momento Joan Gaspart para el Barça —tanto, que los propios aún tiemblan al recordar una época tan nefasta para el club de los amores de Z—. Z no puede, después de todo lo que ha hecho y dejado de hacer, mirar cara a cara a cada una de las víctimas. No puede ir a ese Congreso con la mirada limpia y ponerse al lado de las víctimas. Nadie le puede guardar sitio donde nunca estuvo. Y, sobre todo, no puede mirar a la cara a Aznar, a quien traicionó: mientras usaba una mano para firmar el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, daba la otra a los etarras. De ésta se pudo escapar —como no se pudo escapar el 12 de octubre—.


Volviendo a o pasmo de Palas do Rei, él es de los que considera que la mejor defensa es un buen ataque. Siendo él quien debería pedir perdón por atacar tan desconsideradamente a quienes han perdido un ser querido en una acción terrorista, no sólo no pide perdón, sino que exige disculpas a la AVT, a la que considera un apéndice del PP sin matices sólo porque no está de acuerdo con la política antiterrorista del desgobierno de Z. Le enfada que Alcaraz se comiese literalmente al candidato progubernamental con brochetas de pollo en las últimas elecciones de la AVT. Qué se le va a hacer: la verdadera democracia tiene estos sustos y estos disgustos.


Así que le vamos a recomendar a Pepiño que tome menos oruxo as herbas y más tila, porque nos tememos que va a tener para un rato largo de reflexión después de vomitar su bilis (y sobre todo, a partir del 9 de marzo).

23 de enero de 2008

«Buenos vecinos»


Nos lo andábamos temiendo. Que si sí, que si no. Pues va a ser que sí. Al menos, yo voto porque así ha ocurrido y porque opino que Luis María Ansón, pese a hacerse acompañar de Cebrián hasta su sillón de la RAE, no juega con las cosas serias. Su Imparcial abre a bombo y platillo con la noticia de que Z podría haber entregado de facto Ceuta y Melilla a Mohamed VI, una pretensión largamente acariciada por éste. Claro que los eufemismos están a la orden del día en los temas «delicados» y por eso se habla de «cosoberanía». Pero no hay que llamarse a engaño: nada obliga a compartir lo que es enteramente nuestro con otros, a no ser por razones de generosidad o por razones de debilidad.


Se dio el primer paso. No hay sino recordar que Aznar, en 2003, paró en seco los pies al monarca alauita y debió pensar que «con estos amigos no me hacen falta enemigos» cuando Chirac le sugirió que «entregase sus peñones y Ceuta y Melilla a Marruecos». El cher ami Chirac, siempre dispuesto a echar una mano a l'ami marocain, aun a costa de joder al socio español, que en aquellos entonces sacaba pecho por delante de Francia y que, de haber continuado el PP en el poder, hubiese obtenido una cuota muy importante de poder en Niza. Ya hemos dicho en algún otro post que eso a Chirac le ponía enfermo. No se podía consentir que esos cochons d'espagnols sacasen más pecho que la grande France (desde lo alto de su grandeur huit siècles vous contemplent).


Sólo la decidida intervención de los USA en favor de nuestras posiciones en el tema de Perejil impidió que Marruecos tomara ese peñasco «sin importancia» como punto de partida para mayores conquistas. Anotamos también que ningún otro «socio europeo» se mojó en el tema. A los alemanes Perejil les pillaba lejos y a los finlandeses y daneses ni te cuento. Aunque ninguno de los protagonistas de aquel momento se ha explicado muy claramente, podría ser que el apoyo de Perejil fuera pagado con la intervención en la guerra de Iraq, en los términos detallados en el post anterior. Recordemos también cómo se reía la izquierda toda (con Jesusito Caldera a la cabeza) del pecholata de Federico Trillo, sin medir las consecuencias.


Han pasado 5 años. Z no es Aznar y Moratinos no es Ana Palacio. Z, a diferencia de Mohamed VI, no piensa en términos históricos, que es lo que por desgracia pueden hacer las dictaduras como la del monarca alauita. Dictadura teocrática, además: el monarca es el representante de Alá en la tierra, de forma muy parecida a la monarquías pour droit divin. El pensamiento de Z no llega más allá del 9 de marzo, en realidad, y como mucho tiene una amplitud de 4 años. Por si fuera poco, la política española de toda la vida ha dado bandazos según ha sido el color del gobierno. La falta de continuidad, que sólo puede achacarse al ego de los sujetos políticos, nos ha causado siempre infinidad de problemas. Lo que se hace, se hace porque el gobierno de los «cabrones anteriores» hizo lo contrario, incluso aunque lo que hicieran «los otros» estuviera bien.


Mohamed VI no tiene ese problema, pues. Mucho menos cuando su política es la continuación de la de su padre en todos los aspectos (ha modernizado algunas maneras, pero sustancialmente sigue siendo la misma). Y como Moratinos no es Ana Palacio, Condolezza Rice (qué pedazo de mujer, oiga) nos visita como se visita al pariente que está en el asilo: una vez al año y haciendo un verdadero esfuerzo por disimular que le gustaría estar en otra parte. Cambian mucho las cosas cuando se tiene del lado de uno a los USA y cuando no se los tiene (en política internacional siempre ha funcionado la Machtpolitik, digan lo que quieran los iluminados de turno). Marruecos ya vio claro que no era ése el momento para intentar algo serio.


Ahora sí. El desgobierno zapateril nos ha colocado en una posición internacional de debilidad extrema. La UE, llevada con guante blanco sobre mano de hierro de la «fracasada» Angela Merkel, nos da la espalda. Sarko no quiere saber nada, ahora que disfruta teniendo a los medios cociéndose en la duda de si se habrá casado o no con Carla Bruni (sospechoso que estén todos los días con esa historia). Y los USA, por supuesto, esta vez no ayudarán, puesto que tienen un circo electoral montado hasta noviembre (lo de casa es lo primero). Y mientras, nuestro inefable cantando el Viva la gente en su Alianza de So-Mamones: él, encantado de tener público; ellos, encantados de que alguien de la UE les dé apoyo moral y les invite a comer gratis, aunque cuente tan poco como Z. Espero que no les haya dado de comer conejo.


Marruecos va dando pasos para colorear de rojo con estrella verde Ceuta y Melilla, Canarias y —¡ay!—, Al-Andalus (de momento, sólo Andalucía; después, quién sabe). Naturalmente, los que venimos avisando de estos movimientos somos malos patriotas y agoreros apocalípticos. Claro. No hemos tomado la droga del Profesor Siesta, que a él le hace decir que «no hay que exagerar con estas cosas». Luego, cuando sea una realidad, oiremos los coros de la progresía decir: «¿Y qué? Ceuta y Melilla eran posesiones coloniales (lo mismo que dice Mohamed VI). Obviamente, por consiguiente, había que devolvérselas» (falso: Ceuta y Melilla existían antes de 1956, año de la creación del Estado «libre» de Marruecos).


Queda la pregunta del millón: ¿a cambio de qué tiene que entregar Z Ceuta y Melilla? ¿Qué le debe Z a Mohamed VI? Creo que no me gustaría nada la respuesta, aunque desde luego, yo soy de los que quieren saber.

20 de enero de 2008

Lo que hicimos en Iraq

Mal que les pese a los progres, vamos a publicar aquí un artículo de una revista de carácter militar. Vaya por delante que AME (Asociación de Militares Españoles fuera del servicio activo y editora de la revista MILITARES) no está vinculada a ningún partido político, así que no tiene interés alguno por ocultar hechos y verdades, como al parecer sí tuvo y tiene nuestro inefable Z. No tiene que agradecerle nada al PP. Recordemos que Federico Trillo tuvo que tragarse el sapo de inscribir a dicha asociación en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Defensa. Lo peor de todo es que eso se lo ordenó el Tribunal Constitucional, nada menos. Y al P(SOE) tampoco tiene que agradecerle nada, especialmente al ex-ministro Narcís Serra, vulgarmente conocido en medios militares como «Serra el Malo». De Eduardo Serra, conocido como «Serra el Peor», tal vez hablemos otro día.


Con la difusión de este escrito esperamos contribuir a desbaratar la manipulación progre acerca de «lo que hicimos en la guerra de Irak». La del Prestige ya se ha desbaratado gracias a un informe redactado por una organización extranjera en el que se reconoce que la gestión de la crisis por parte del PP fue "perfecta". Informe que, recordemos, la Xunta bipartita trató vergonzosamente de ocultar. El escrito tiene, además, el detalle de la inmediatez a la decisión presidencial de retirar las tropas de Iraq y constituye un inventario suficiente, en el cual no consta que nuestros soldados participaran en acción armada alguna, a no ser que así se califique la defensa propia ante los ataques de los terroristas de Al-Qaeda y fuerzas leales al tirano Saddam Hussein (al que los progres, por cierto, se olvidan de mencionar). El artículo fue publicado originalmente en el núm. 66, de abril de 2004.


Vuelven nuestros soldados de Iraq


Labor de nuestros militares


Los militares, como es habitual, no opinan. «Somos militares y cumplimos las órdenes del Gobierno», dijo en Diwaniya el teniente coronel Guillermo González-Novelles, oficial de Información Pública en Iraq. Días antes, el 9 de abril, El Mundo le publicó una carta en la que, entre otras cosas, detallaba la labor de nuestros soldados, que hasta esa fecha habían realizado 18.799 misiones, más de 2.400 patrullas a pie y 2.700 patrullas motorizadas, 3.200 puntos de control, 2.000 escoltas, 2.000 operaciones de seguridad, 431 incautaciones de armas, la destrucción de 45 toneladas de artefactos y explosivos, 54.000 registros de vehículos y 114.000 de personas; acciones que han supuesto recorrer cerca de 1.400.000 kilómetros, lo que supone una media semanal de 41.000 kilómetros. Se ha asegurado el transporte de 1,5 millones de litros de combustible diario, se ha asistido sanitariamente a más de 7.300 iraquíes, se han finalizado 308 proyectos en las áreas de agricultura, educación, energía, salud, gobierno, seguridad, saneamiento y obras públicas, y se han repartido más de 100 toneladas de ayuda humanitaria. Este «balance» es para estar orgulloso de los nuestros.


En MILITARES se ha escrito repetidas veces de esta misión en Iraq de las Fuerzas Armadas españolas, cumpliendo órdenes del anterior Gobierno. Como botón de muestra, recomendamos releer el artículo «Guerra no... ¿o sí?», de Manuel García Campos (N° 61, mayo 2003), en el que exponía su opinión desde el punto de vista jurídico y explicaba las condiciones que se debían dar para considerar esta guerra justa. O «Más soldados a Iraq», de Javier Fernández López, donde opinaba que si no era bajo bandera de la ONU, no debería haber ningún soldado español en aquellas lejanas tierras (N° 65, marzo 2004). En general, nos hemos manifestado críticos con el envío de fuerzas a Iraq, pero hoy creemos que la orden de retirada es precipitada y nos deja malparados ante los demás aliados. Creemos que España -no Rodríguez Zapatero- pagará un precio por este abandono, ojalá que nos equivoquemos o que no sea demasiado alto. Por lo menos, se debía haber esperado hasta el 30 de junio y a partir de esa fecha iniciar la repatriación de nuestras tropas si antes Naciones Unidas no se hacía cargo de la situación.


Hoy 27 de abril, día de cierre de esta revista, explicará el Presidente del Gobierno en el Parlamento su decisión personal de retirar las tropas de Iraq. Más democrático nos hubiera parecido un debate previo y no posterior a su orden. En estos días nuestras fuerzas en Iraq están siendo atacadas por los insurgentes con demasiada frecuencia, sin que hasta este momento se hayan producido bajas en nuestras filas. Deseamos que se sigan defendiendo con éxito y que regresen todos bien a casa.


Debemos acabar teniendo un recuerdo emocionado para los once militares que, en cumplimiento del deber, han dejado sus vidas en aquellas lejanas tierras.

18 de enero de 2008

Cosas del ministro

Saludos cordiales (ma non troppo)

17 de enero de 2008

Ser de derechas

En España hemos pasado del "es un señor de derechas de toda la vida" que daba una indudable categoría y reconocía unos principios y virtudes católicos y conservadores al "sólo es un facha de mierda". Y como buenos maricomplejines lo hemos asimilado, lo hemos interiorizado y hemos llegado a un extremo en que parece como si a todo el mundo le avergonzara decir que es de derechas. Y no. No tengo porqué avergonzarme de nada.

En primer lugar porque si de algo es responsable la derecha en este país es de cosas positivas. Fue la derecha quien trajo la democracia a España renunciado al poder. No fue el P(SOE) ni ningún izquierdista el que trajo la democracia, no señor: fue la derecha. Y además demostrando una generosidad enorme al renunciar a un poder que nadie le hubiera discutido. Nadie, sencillamente porque todos los que ahora tanto se las dan de "antifranquistas" estaban de vacaciones, chupando de la teta del régimen o simplemente en sus casas disfrutando de su vida, pagando el 600 y el chaletito y sin dolores de cabeza.

La derecha además ha sido durante la democracia la que menos ha gobernado, y sin embargo ha sido la que mejor balance puede presentar en logros y en avances tanto económicos como sociales. Fue con la derecha de Adolfo Suárez la que, además de abrir España a Europa y al mundo, consiguió que en España se viviera relativamente bien. Todos sabemos sin embargo cómo acabaron los 13 años de felipismo. Todos sabemos las cotas de paro que se alcanzaron y todos sabemos (bueno, eso no se sabrá exactamente jamás) cuanto robaron y cuánto se enriquecieron algunos con la excusa de que "ellos (nosotros, los fachas) llevan 40 años haciéndolo". Mentira cochina, mentira cochina y mentira cochina.

Ya quisiera yo que hoy día todos los políticos tuvieran la decencia con los dineros público del Caudillo. Un Sr. que podría haberse enriquecido hasta límites insospechados y que sin embargo no lo hizo. Jamás. ¿Puede algún progre presumir de eso? ¿Puede algún gobernante progre presumir de limpieza, moral y ética en sus cuentas? Pero es que además, después de 13 años de felipismo, la derecha -sí, esa derecha que pretenden algunos vendernos como "extrema" y como "rancia"- fue la que cogió el país y en 4 años lo situó a la altura de las potencias Europeas, sobrepasándolas en algunos casos (señaladamente, Francia). Fue la derecha la que llevó durante los 8 años de Aznar a un nivel de primera línea que es lo que realmente provoca la repulsión que los boboprogres sienten hacia Aznar. Fue la derecha la que anuló la mili y fue la derecha la que se preocupó de darnos derechos que en el felipismo ni se habían planteado.

No sólo gobernó mejor que ellos; es que además lo hizo sin robar y sin necesidad de joder a los españoles metiéndose en su vida privada. Esa lección no la olvidarán jamás y el odio que les produce es simplemente por eso: fue mejor que ellos y encima lo demostró. Además, lo que ya jamás le perdonarían fue que se largara por su cuenta. No les dio la oportunidad de resarcirse venciéndole de nuevo en las urnas. No. Nadie derrotó a Aznar: se fue él. Y eso jode mucho. Un político eficiente, honrado y encima sin apego al puesto. Lo odiarán hasta su muerte y aun después de ella por encima de todo. De hecho, tanto le odian que ha pasado a ser la nueva referencia, el nuevo diablo que siempre necesitan para expiar sus culpas. Hemos pasado del "la culpa fue de Franco" a "la culpa fue de Aznar".

Me siento orgulloso de ser de derechas por todas esas razones y por algunas que no he expuesto pero que podrían resumirse en una: me es imposible apoyar una ideología responsable de más de 100 millones de muertos desde que al imbécil de Marx se le ocurrió escribir su panfleto hasta nuestros días. Por todo ello no entiendo como hay gente que se acoquina al decir que son de derechas. No lo entiendo ni lo comparto. Ser de derechas es motivo de orgullo y satisfacción. Demuestra gusto, clase, educación y buenos principios, algo de lo que la izmierda poco puede presumir. Así que señores de izquierdas, se van a joder porque en España vamos a recuperar el gusto por ser de derechas y se va a volver a considerar un honor.

Y señores maricomplejines: suénense los mocos, que Gallardón no va a ir en las listas por más que sigan llorando. Y dense el gustazo de reconocer lo que son: gente honrada y de derechas. Los centros, en el fútbol y desde la banda.

Comentario nuestro.- Ha bordado el amigo HDZP, este artículo y con aprecio lo tomo, aunque sí le tengo que corregir alguna imprecisión histórica. El inacabable peñazo que es Das Kapital, extrañamente, no conceptúa a su autor como "marxista". Mucho más marxista fue su compañero y "amigo del alma" Friedrich Engels (que de angelito tenía lo que yo de físico nuclear). Y de Lenin abajo, todos los demás. El artículo esta adaptado un poco a la filosofía de este blog y sobre todo a mi modo y manera de escribir, pero las ideas siguen intactas y son suscritas por nosotros al 100%.

Personajes 1

Hoy seré breve porque el post de hoy hay que verlo y oírlo, más bien, jeje.

Aquí están los links para descargarlo:


DivShare File - Montilla_97_2003.pps

Calvin TTF (tipo de letra CALVIN, imprescindible para leer los bocadillos).

Otros tipos de letra usados: Arnold Boecklin TTF, Cooper Blk TTF(suelen estar presentes ya en paquetes ofimáticos tipo Office o OpenOffice.

Que lo disfruten...

16 de enero de 2008

¿Quién teme a Manuel Pizarro? (II)

Hace ya algún tiempo, cuando estuvo en las portadas el tema de la OPA hostil de Endesa, titulábamos así un post en el que tratábamos de aclararnos respecto de lo que estaba pasando y qué significaban los movimientos de las partes implicadas (Pizarro, Gobierno, Enel, E.on y la UE a través de su comisaria de la Energía Neelie Kroes). Uno de los trazos fuertes de aquel post fue decir que Endesa se había vendido a los paisanos de Vito Corleone (y en verdad, nada ha ocurrido desde entonces que me haya hecho cambiar de opinión).


Pues bien. Parecía que las cosas estaban tranquilas. Pizarro parecía haber tenido su «minuto de gloria» cuando se defendió exitosamente de las imputaciones que el desgobierno montillesco le endosó a cuenta del apagón veraniego de Barcelona. Pizarro no se dejó pisar y, por supuesto, demostró que la responsabilidad del apagón corría a partes iguales por el lado de las administraciones (la Generalitat catalana y el Ministerio de Industria, del que el actual president había sido titular... qué cosas). Parecía que Pizarro estaba «mediáticamente desactivado», que es lo que le importa a este P(SOE). Que lo que no sale en la tele, no existe.


Bien, pues no. El turolense parece haberse liado la manta a la cabeza y ha aceptado la invitación de Rajoy para formar parte de su equipo, según parece, a sugerencia de Aznar. Y al mismo tiempo, ha arrinconado visiblemente a Gallardón (alcalde al parecer eficiente, pero con dos puntos en su contra: el exceso de ambición y unos tics progres que a más de uno nos dejaban sorprendidos). Tal como dice el amigo HDZP, Rajoy se ha equivocado siempre al «centrarse» y la decisión de arrinconar a Gallardón en su alcaldía, amén de ser la correcta (¿por qué un señor que ya cobra un sueldazo como alcalde de la Villa y Corte y tiene más trabajo del que puede desear quiere cobrar también como diputado nacional?), nos reconcilia con él a muchos que creíamos que tenía horchata en vez de sangre en las venas.


Pero lo verdaderamente llamativo es la reacción histérica del P(SOE). Tiempo les ha faltado a López Garrido y a Pepiño para echar espumarrajos por la boca y pintar a Pizarro como... bueno, como una especie de demonio capitalista. Sin embargo, resulta que si consideramos su gestión de la crisis en Endesa, podemos deducir que Pizarro ha sido mucho más «socialista» que ellos, pues los beneficios de su gestión han alcanzado a los miles de pequeños accionistas, en contra de los intereses del desgobierno zapateril, protector de los intereses del gran capital. Extraño y surrealista, pero cierto.


La toma de dicha decisión vale la pena sólo por ver cómo el P(SOE) se pone nervioso (¿qué es lo que tiene que ocultar que el irresistible ascenso de Manuel Pizarro le pone tan nervioso?). Quizá es lo que muchos pensamos: que con este tipo de decisiones Rajoy da un paso más hacia Moncloa y que el P(SOE), desactivado el Profesor Siesta tras sus recientes patinazos (memorable el de «interiorizar el euro»), no tiene a nadie cualificado para enfrentarlo con Pizarro. Además, el personaje tiene la aureola de haber luchado y haber salido victorioso en su empeño de proteger los intereses de los pequeños accionistas.


Tiene la aureola de la perseverancia y la combatividad (que a lo mejor sólo es testarudez baturra, pero para el caso el resultado es el mismo). Y por encima de todo dos apuntes: es Abogado del Estado (una oposición que Pepiño no hubiera podido preparar siquiera, entre otras cosas porque sólo cursó un año de Derecho); la segunda, la de haber soportado estoicamente una sucia campaña de acoso y derribo, con escuchas telefónicas incluidas (claro que de escuchas telefónicas el P(SOE) ya tiene experiencia: que le pregunten a Narcís Serra).


Nos queda un pequeño detalle por comentar, a la espera de los acontecimientos. Permitámonos hacer un poco de política-ficción. Pregunta del millón: ¿podría estar Gallardón jugando a dos barajas? Pareciera imposible puesto que su lealtad es con el PP. Pero al mismo tiempo, perdió las asentaderas para que el amo Polanco tuviese una calle en Madrid y ahora mismo está paseando palmito por la Alianza de So-mamones al lado de su ¿admirado? Z. Alianza falta de todo glamour porque ni Clooney ni Angelina Jolie han asistido. Alianza también de poco poder porque nadie de los que cuentan en el mundo ha querido fotografiarse con Z, dadas sus peligrosas amistades, especialmente con Ahmadineyad, ese ex-terrorista islámico investido de presidente. ¿Será Gallardón el «encargado» por Ferraz de meter bulla y/o enredar en el PP madrileño y, de rebote, en el nacional? Gallardón semeja al abad de Cucania que se canta en Carmina Burana:

Ego sum abbas Cucaniensis
et consilium meum est cum bibulis
et in secta Decii voluntas mea est
et qui mane me quaeserit in taberna
post vesperam nudus egredietur
et sic denudatus veste clamabit:

"Wafna! Wafna!
quid fecisti sors turpissima?
nostre vite gaudia
abstulisti omnia!
Haha!"

Yo soy el abad de Cucania,
Y me aconsejo de bebedores,
Y pertenezco a la secta de Decio.
Quien de mañana me busque en la taberna
Desnudo saldrá al caer la noche
y así despojado de sus vestidos clamará:

"¡Wafna! ¡Wafna!
¿qué me has hecho, suerte infame?
¡De nuestra vida
quitaste todas las alegrías!
¡Haha!"

Aunque tardó nueve meses, Rajoy facturó a Piqué a mejor vida, antes de que éste consumara la caída en picado del PPC y/o su entrega al abrazo de oso de CiU. A Gallardón podría pasarle lo mismo si no aclara pronto que no tiene más que una lealtad y que ésta es para Rajoy.

15 de enero de 2008

La mentira

Dicen que el tiempo es sabio, que acaba poniendo las cosas en su lugar y a las personas en su sitio. Así le ha pasado a Z: tal día como ayer, reconoció ante Pedrojota que mintió y además, que sostuvo la mentira contra viento y marea durante un año. Y el contenido de la mentira no es baladí: dijo que el Gobierno no había vuelto a mantener contactos con ETA desde el atentado de la T-4. Viniendo del Presidente, es todo un reconocimiento de hechos y además, un desmentido a Rubalcaba, que fue quien dijo, «en nombre del Presidente», que el proceso estaba roto. Si recuerdan, en ningún momento de su primera comparecencia dijo Z que el proceso estuviese roto.


Bueno, ¿y ahora qué? Claro que no es ésa la única perla que deja caer Z en su entrevista-mítin; pero por desgracia, hay que recordar aquí al pobre Rubalcaba, que afirmó petulantemente la noche del 12/03/2004 aquello de «Los españoles nos merecemos un Gobierno que no nos mienta, que diga siempre la verdad».


Vaya por delante que el que crea en la total pureza de algún Gobierno ya puede esperar sentado. En la práctica política de los Gobiernos suele funcionar en asuntos «sensibles» la raison d'Ètat. Es, por ejemplo, la que se suele esgrimir para proteger la intimidad de los políticos o la de la familia real. Que eso nos plantearía otro debate: ¿se imaginan ustedes a, un suponer, a la Voguemomia soportando el mismo grado de acoso periodístico que Paris Hilton? Claro que a la niñata le encanta que le hagan fotos, pero seamos amplios en el ejemplo. No lo soportaría. Cuando se miente por razón de Estado, se hace normalmente para evitar asonadas populares espontáneas, para evitar alterar en demasía, en suma, el orden público.


Sin embargo, Z ha mentido por puro interés político. Aznar ya demostró que era inútil cualquier tentativa de diálogo con los terroristas. Sin embargo, Z repite. ¿Por qué? ¿Realmente «había que intentarlo», o sólo era por hacer lo contrario que Aznar y contentar al PNV, que siempre ha recogido las nueces de la «negociación»? Creemos que el apoyo del PNV estaba condicionado a eso precisamente: a que hubiese nueces para recoger, lo cual sólo se iba a conseguir sentando al Gobierno y a ETA en la misma mesa a «negociar».


Pues bien: no «sólo» porque el famoso proceso de pazzzzz ha sido una mentira mantenida durante un año (y fracasando); no sólo porque, entre otros, ha costado la vida a dos ecuatorianos y a dos guardias civiles; no sólo porque el proceso de pazzzzzz ha servido para ignorar a las víctimas del terrorismo acusándolas de «connivencia con el PP» y para echar mierda sobre su presidente (desde la «lotería» de Sorrocloco hasta las «informaciones contrastadas» que le tachan poco menos que de nazi), pasando por los intentos de dividirlos (la «vía Peces-Barba») y de controlarlos (la «vía elecciones»), que no les han salido bien...


... no sólo por eso, decimos, debe Z dimitir. Recordemos que en una democracia más avanzada que la nuestra, la americana, a Clinton no se le abrió un impeachment (proceso de destitución) por el quítame allá esas manchas de la Lewinski, sino porque negó los hechos. En una palabra: porque mintió. En España esto es, tras treinta años de democracia, inconcebible. No existe el delito de perjurio en el Código Penal; ¿cómo, pues, se va a exigir a los políticos moralmente que digan la verdad? Ésa es la lógica del P(SOE), al menos respecto de los que no son de su partido. Los propios, como siempre, tienen bula.


Así, pues: váyase, señor Z, váyase.


Actualización 21/01/2008.- Estoy acollonado. Acabo de leer un artículo de Martha Colmenares en su blog que me deja pensando. ¿Será verdad que Z ha hecho esta "pequeña" confesión para evitar tener que confesar otras mentiras mayores? Y, en ese caso, ¿cuáles serían esas otras mentiras "mayores"? Tiemblo de pensarlo...


14 de enero de 2008

El himno

The show must go on. Esto cantaba Queen cuando el llorado y recordado Farouk Bulsara (Freddie Mercury para los amigos) estaba en las últimas debido al traicionero sida. Él fue el único que me convenció de que el rock duro podía no ser una serie de berridos sobreagudos con acompañamiento eléctrico y abundante percusión y ya no está.


Traigo a colación esta estupenda canción de Freddie porque no parece sino que en el circo electoral cada día hay que presentar algo nuevo para que el personal se distraiga mientras ahí fuera la vida se pone más dura y más cara. Desde el primer día del año, la carga continua contra la Iglesia. Les escoció la manifestación del 30-D y ahora les escuece que la Iglesia no entre al trapo de sus provocaciones (la última, la de la Voguemomia: «No toleraremos tutelas morales»; a lo que yo contestaré, si se me permite, con lo siguiente: «ni la suya tampoco, doña; así que no se canse con lo de la EpC»). Y como la Iglesia no les ha hecho la propaganda gratis, han enfilado hacia los símbolos nacionales.


No hace muchos días, Z apareció perorando rodeado de seis banderas seis y repartiendo carnés de patriotismo (a la izquierda le encanta repartir carnés de lo que sea, siempre que sea ella quien reparta), viniendo a decir que «quien critica al gobierno no es buen español». Franco hacía exactamente igual, pero ningún socialista se levantó entonces para decirle que eso no estaba bien, ni tampoco ningún socialista le recordará ahora que ese tic es franquista.


Y ahora le ha tocado al himno. Un himno que desde su creación jamás tuvo letra. El intento más esforzado para calzarle una letra correspondió a José María Pemán, del que ahora nadie se acuerda por fascista. Y han adoptado la letra de un señor anónimo que gana un concurso público patrocinado por la $GAE, entre otras (seguro que cobró el canon por adelantado a los participantes). Un concurso no oficial, porque como todo el mundo sabe, la $GAE es una entidad privada.


Dejando por ahora aparte otras implicaciones, hemos de considerar la letra del himno. Con todos los respetos para su autor, un himno debe inspirar ardor guerrero, o, si se quiere, motivación para la lucha por los colores de uno, sea en contienda bélica o deportiva. Sí, ardor guerrero, ése del que tanto se burlan aquí en Cataluña. Claro que si vamos a mirar, «Els Segadors» (que hoy debería actualizar su título y llamarse Els Robadors) está lleno de ese ardor guerrero que tanta burla les provoca cuando se refiere a España. Y el Eusko Gudariak, otro tanto. Y eso es precisamente lo que le falta a esta letra: ardor guerrero. Miren, si no...


Catalunya, tremolant,
deixarem ben buida i neta.
Endarrera aquesta gent
que robar-ho tot no ens deixa.
Bon cop de Mas!
Bon cop de Mas,
defensors de la ceba!
Bon cop de Mas!


Uno se imagina a Artur Mas vestido de trabucaire y a Carod Rovira de Joan Serra, cada uno con sus huestes, a cual más feroz, defendiendo el sacrosanto oasi, en el que sólo ellos y Montilla —porque no les ha quedado más remedio que tolerarlo— pueden meter mano. Todos cantando el himno y el trabuco en la mano derecha o izquierda según sea la hueste.


Los himnos de Francia, Alemania o Estados Unidos rebosan de ardor guerrero, pero es que allí el panorama es otro. En Francia, Alemania, Estados Unidos o incluso México, todos son miembros de la misma nación. Por eso se pudo escribir una letra que los representara a todos y que fuera orgullosamente agresiva y por eso lo cantan todos con el mismo ardor. España, en cambio, desde que estamos en democracia, es la Rue del Percebe, 13. Se han dado tantas alas a los nacionalismos y ha habido tanta pasividad y tanta dependencia por parte de los Gobiernos centrales que en la democracia han sido que ahora es «normal» que aparezca un sujeto como el indecible Joan Tardà afirmando que España «no es su nación». Como normal es que saliese Z diciendo esa chorrada de que «el concepto de Nación es discutible y discutido».


Y así nos metemos de lleno en la corrección política, tan cara a la izquierda. No hay que cabrear a nadie, porque a la que glosas las glorias pasadas de España ya eres un «asqueroso nacionalista español» y un franquista, y un nazi (todo a la vez, porque los de izquierdas y especialmente los trolls no paran en barras a la hora de insultar). Por no poderse hablar, no se puede hablar ni de la independencia, porque enfadaríamos por igual a nacionalistas y a franceses. En Euskadi no sé cómo la llamarán, pero aquí en Cataluña la «guerra de la Independencia» se llama guerra del Francès, un rótulo muy aséptico y nada «patriótico-españolista».


La letra no es cosa mayor, ciertamente. Vistas las dos intentonas anteriores, me quedo con la de Pemán (asumo que, sin serlo, me llamarán «franquista» y cosas peores), que, aparte de mayor musicalidad, tiene lo que comentaba antes: ardor patriótico, que es lo que hace que a uno le emocione cantarlo y le prepare para la contienda deportiva o bélica. La actual sí, tiene mucho talante y parece hecha a propósito para los chavales que van a estudiar la EpC. Pero dudo mucho que a mí y a mucha más gente nos sorprendan cantando esa letra. Por mucho que la cante Plácido y vendan el CD y la $GAE se cobre el canon.

11 de enero de 2008

«Que soy menor, ¿eh?»

Quiero hacerme eco en este post de la noticia aparecida hace ya varios días en medios de comunicación escrita y televisada. Unos adolescentes tiran piedras a una casa. Sale una vecina a increparles y la emprenden con ella. Uno de ellos, incluso, graba la agresión en el móvil, cuyo destino final será, probablemente, Youtube, ese totum revolutum de diferentes visiones de la vida, cajón de sastre donde casi todo cabe. Los encontronazos no se acaban el primer día, sino que continúan. En uno de ellos uno de los adolescentes la reta: «Atrévete a pegarme. Que soy menor, ¿eh?».

En nuestro blog hemos hablado ya de las consecuencias de las teorías progres de la educación. La tribu progre que rige los destinos de los adolescentes españoles fuera de sus casas nos dice que siempre es mejor dialogar que azotar (por cierto, ¿no suena a conocido eso del diálogo?). Que si se puede razonar con el adolescente temporalmente convertido en fiera corrupia, mejor que no castigarlo físicamente. Eso es lo que hacen los «padres adelantados y modernos». Pegar es de cavernícolas, naturalmente, y usted, señor, no debe levantar la mano contra sus hijos si no quiere que le llamen Pedro Picapiedra o que su propio hijo le llame a usted «fascista» y sienta usted el ramalazo de la culpa recorriéndole la columna vertebral de arriba abajo.


Ahora bien, nos encontramos con un problema (no previsto por la ley, pero sí por el legislador). ¿Qué ocurre si el «diálogo» no funciona? A cierta edad no funciona el diálogo porque no hay suficiente conciencia de la falta cometida. Y a cierta edad lo que ya no funciona es el cachete que se tendría que haber aplicado a edad más temprana. La ley desgasta la autoridad de los padres, a los que se considera que «privan el posible desarrollo del joven llenándole de traumas insuperables». Por consiguiente los padres, presionados por la hipoteca, angustiados por no parecer retrógrados y temerosos de que si un día «se les va la mano» les denuncien, dimiten. No ocurre siempre y en todos los casos, por supuesto; pero podría hablarse de que en muchos casos en que nos encontramos un adolescente problemático, tras él podemos encontrar padres dimitidos.

Y crecen como adolescentes resabiados, que «conocen sus derechos» (parece ser que de sus obligaciones nadie les ha hablado y menos les ha obligado a cumplirlas). De ahí que salgan de vez en cuando adolescentes que lo amenazan a uno: «Como me toques un pelo te denuncio». O el caso de aquella muchacha de 14 años que denunció falsamente a su padre por malos tratos, cuando en realidad lo que ocurría es que la muchacha era un pendón desorejado y su padre no la dejaba salir por las noches.


Todo esto se inscribe en un ambiente de ataque a las instituciones básicas (o que lo han sido) de la sociedad española: familia-escuela-Iglesia-Ejército. Al Ejército se lo cargó Aznar cuando suprimió el servicio militar obligatorio por motivos electorales, aunque llevaba años languideciendo. La Iglesia está en proceso de acoso y derribo como guía moral de la sociedad. De ahí surgen declaraciones como la de la Voguemomia cuando dice que «no tolerará tutelas morales». Nos parece muy bien que a título personal la Voguemomia no acepte tutelas morales; pero otros muchos solemos acudir a la Iglesia en busca de consejo u opinión en cuestiones que nos preocupan. En cuanto a la familia y la escuela, están en ello. ¿Y todo para qué? Pues para construir una sociedad de ovejas salvajes: sumisos con el poder económico y político y rabiosos contra los vecinos.

Retomando el tema donde lo habíamos dejado, la menor edad no puede funcionar como excusa para cometer hechos que en personas más mayores son constitutivos de delito. La Ley del Menor no puede convertirse en la «Carta Magna del menor». Esto, desde luego, es ir contracorriente: ya hemos dicho que para muchos padres el dictado social es el de convertirse en «coleguis» de sus hijos. La disciplina, mejor ni se menciona porque tratar de ejercer de padre e imponer la disciplina necesaria para que el desarrollo del joven o adolescente no se tuerza es anticuado y, sobre todo, «fascista».


Por supuesto, el día que yo tenga hijos, si alguno se me desmanda, le daré un cachete cuando lo crea conveniente. Y haré caso omiso de la pestilente corrección política que impregna el tema. En tanto en cuanto yo me preocupe de la educación de mis hijos, el Estado no es quién para decirme cómo tengo que educarlos. Ni mucho menos le permitiré que me los adoctrine, para que acaben convertidos en ovejas eléctricas.

No sorprende, pues, el caso de estos muchachos (o mejor debiera decir «cafres»), futuros hombres nuevos de la deseducación socialista. Pero de eso del «hombre nuevo» hablaremos otro día.

Actualización 11/01/2008. Esta mañana me han recomendado un vídeo en el que en unos 20 minutos, el Juez de Menores de Granada D. Emilio Calatayud explica el tema con mucha más precisión y mucho más gracejo que yo. Aquí pongo el enlace:

http://mediateca.educa.madrid.org/reproducir.php?id_video=jibnzc4s1quh4cv2

Estoy seguro de que les va a encantar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...