31 de marzo de 2009

Llamada de auxilio

Aunque saben los que siguen este blog que habitualmente se tratan temas políticos con otra mirada (en lo posible), esta entrada no va a tratar de política.

Por el contrario, hoy quiero hablarles de una llamada de auxilio que he recibido por e-mail. No, no se trata de alguien situado a 10.000 km. de aquí y que nos pide una donación. Se trata de mi amiga Esther, una muchacha de 18 años que padece una rarísima enfermedad llamada síndrome de Hallervorden-Spatz y que vive en Roquetas, Almería. Al parecer, sólo ella y otra persona en toda España padecen la enfermedad. Sus otros dos hermanos, menores que ella, han sido diagnosticados del mismo síndrome.

La enfermedad es terrible, porque además de ser un desorden degenerativo del cerebro y el sistema nervioso en general, tiene fecha de caducidad muy corta: de los casos que se han conocido, ninguno ha sobrepasado los 20 años de vida. Así, pues, por «ley natural», a mi amiga Esther le quedaría apenas un año de vida (cumple los 19 dentro de nada). Es terrible para unos padres ver cómo la vida de una hija se extingue gradualmente sin que ellos puedan hacer nada, máxime cuando está en la flor de la juventud y cuando lo suyo sería una vida propia de su edad: estudiar en el colegio o el «Insti», divertirse con la pandilla, salir de excursión, acaso tener novio, plantearse las primeras decisiones importantes en cuanto a su vida y su carrera… En definitiva, comerse el mundo, como nos lo comíamos nosotros cuando teníamos su edad.

¿Y qué hay del estado de la medicina respecto de esta enfermedad «rara»? Como dice el aviso, existen medicamentos, que son «paliativos», pero que no ayudan en nada a sanar la enfermedad. En cuanto a otro tipo de tratamientos, parece ser que la investigación avanza muy lentamente porque, claro, al ser dos personas las que lo padecen en un país de 45 millones, a las empresas farmacéuticas y médicas «no les sale a cuenta». Les transcribo aquí un párrafo de ese aviso:

Se trata de una enfermedad que afecta a todos los músculos del cuerpo humano. No existe ningún medicamento que a día de hoy pueda dar una mínima calidad de vida; sólo elementos paliativos como las toxinas botulínicas que se le implantan mediante inyección cada tres meses. Son pinchazos en varias partes del cuerpo, o sea, en los maseteros, las manos, los brazos etc., para que los músculos se relajen y el cuerpo pueda funcionar algo mejor. Pero con el tiempo, se inmuniza y llega el momento que el efecto de estas toxinas cada vez es menor y la dosis tiene que ser mayor. También está el Alprazolan que es un tranquilizante muscular que además de relajar los músculos le deja "atontada y casi dormida".

Bien, pues parece que eso no impresiona a las industrias del ramo. A fin de cuentas, son «empresas» y la primera obligación de las empresas es «hacer dinero». O sea, que a usted, señora, que padece un catarro, le venderán un jarabito con un buen margen de beneficio. O a usted, señor diabético, igual le colocan una bomba de insulina que cuesta un pastón pero que de todos modos le soluciona más o menos el problema. Pero «no gastamos en enfermedades raras, de dos personas. Eso que lo investiguen los americanos, que para eso tienen pasta. Y además, estamos en crisis, oiga, así que hay que cortar gastos superfluos».

Tampoco parece que al Gobierno «de España» le impresionen estos datos (de los cuales el link que les pongo es una muestra pequeña). Parece que la «única solución» es que algún familiar de algún político acabe siendo diagnosticado de esa enfermedad para que se tome conciencia de su inexorabilidad y –quién sabe–, se empiecen a mover recursos humanos y materiales. En esto seguimos siendo «franquistas»: el Ministro del ramo tiene que ser natural de Valdeyeguas de Arriba para que en dicho pueblo se construya un Parador Nacional o pase por él la vía del tren o la autopista.

Así que sin más preámbulos, les dejo aquí el correo que ellos ponen a disposición para que aquellas personas de buena voluntad, que tengan cualquier información o sepan cómo ayudar a mi amiga Esther puedan contactar con sus padres:

grupolevante@hotmail.com.

Entretanto, a los que somos profanos en la materia médica nos queda la posibilidad de rezar por ella, para que Dios le conserve la vida lo suficiente para que aquí abajo se descubra un tratamiento eficaz contra esa enfermedad maldita. Lo que sí creo que puedo pedir a todos los que lean este post es que se hagan eco de todas las maneras posibles. Quizá, después de todo, sí haya esperanza para mi amiga Esther, aun en estos «tiempos revueltos».

Gracias por su atención.

Actualización a 2/04/2009. Aquellos que quieran saber un poco más de la enfermedad y del estado actual de Esther, pueden consultar el siguiente enlace. Corresponde al diario Ideal, en su edición de Almería. Pinchar AQUÍ.

Actualización a 3/04/09. Nuevamente, en la edición de Almería del diario Ideal aparece hoy un reportaje sobre Esther (pinchar AQUÍ) y una entrevista en vídeo al jefe del equipo médico que ha hecho posible el "milagro". Se lo pueden bajar AQUÍ.

23 de marzo de 2009

Bulo y bula


Seguramente, éste es uno de los pocos casos en que la lengua española trata mejor al género femenino que al masculino. Porque «bulo» viene a significar, en primera y única acepción, «noticia falsa propalada con algún fin». Por el contrario, «bula» significa «documento pontificio relativo a materia de fe o de interés general, concesión de gracias o privilegios o asuntos judiciales o administrativos, expedido por la Cancillería Apostólica y autorizado por el sello de su nombre u otro parecido estampado con tinta roja».

En eso me ha hecho pensar lo que podríamos llamar el caso Garzón, también conocido como Balty Joe y su mono. Que uno no sabe cuál de ellos es más mono: si el simpático primate de la foto o su señoría, al que ZP tiene saltando de rama en rama intentando que el personal se distraiga y no dé la brasa con lo importante. Pues no son divertidas ni nada –reímos para no llorar, aunque no esté el horno para bollos, ni mucho menos– las monerías resultantes: lo de «pedir el certificado de defunción de Franco» no lo hubiese superado ni Berlanga, que ya es mucho decir.

El caso es que su señoría, con una base débil (unos cuantos bulos cocinados en los subterráneos de Moncloa y del Falansterio del Interior), se ha lanzado a la feroz caza y captura del «corruto e ineto», porque así se lo ha ordenado ZP (o Rubalcaba, que parece tener más cerebro). Bueno, por eso y porque en su desmedida ambición, el despacho de juez de la Audiencia Nacional se le ha quedado pequeño y aspira a más. ¿Y dónde hay mayor densidad de corrutos e inetos? En Madrid y Valencia, naturalmente. Y con un pie en los Madriles y otro en la tierra de la luz, de las flores y el amor, empezó a repartir mandobles a diestro y siniestro (sobre todo a diestro).

¿Y qué ha pasado, después de tanto mandoble? Pues que los bulos se han demostrado como tales bulos: acusaciones sin fundamento. Como si a Don Garzote de la Plancha un mago malvado le hubiese transformado a los «corrutos e inetos» en inofensivos cueros de vino. Vamos: que ni ha habido trajes para Francisco Camps (en todo caso, el único traje es el que le han querido hacer desde Moncloa y ha salido con las hechuras contrahechas), ni el sastre era tal sastre (aparte de dejar, eso sí, un roto de nada menos que 600.000 leuros, toma del frasco).

Y mira tú por dónde, Don Garzote, el martillo de herejes peperos, ha pasador de enfocador a enfocado. Y la luz con la que le han enfocado desde Valencia ha desenfocado un poco la imagen de este fiel servidor de Moncloa. Ha hecho que todos recordemos el rosario de pifias que ha cometido desde que en 1992 intentara ser ministro de Justicia... y le dieron el cargo a otro (desagradecidos políticos: ¡con todo lo que él ha hecho por ellos!), mientras a Garzón le dejaban con la consolación del Plan Nacional de Drogas, a todas luces insuficiente.

Y es que además, el famoso rosario ha ido in crescendo. Mientras él se emperraba en juzgar a Pinochet, los presuntos iban saliendo libres de su juzgado por exceder del plazo de prisión preventiva legalmente establecido. De los misterios de dolor que suponen las sucesivas negativas para ocupar un cargo de relumbre y tronío, cual es el de Ministro de la cosa. De los misterios de gloria, como la que debió sentir al tirar de la manta en el caso Filesa o al intentar juzgar a Pinochet (¿por qué no a Fidel? Ah, claro: porque la historia le absolverá, faltaría más). Y, por supuesto, los de la luz, como la luz de esas extensiones selváticas centroamericanas en las que se le ha visto últimamente.

Uno mezcla todo el cóctel, ¿y cuál es la resultante? Pues que su señoría tiene bula. Es uno de los varios lacayos del PZ(OE) en el –presuntamente independiente: otro bulo– Poder Judicial y eso, al parecer, le da bula para muchas cosas. Siempre, claro está, que la prensa no se entere y de enterarse ésta –Jakin y Boaz no lo permitan– que sea la del movimiento. Ahora parece que van a pedirle cuentas, pero uno no sabe si es por aquello de que las irregularidades son demasiado manifiestas y «algo hay que hacer para que no parezca que no podemos hacer nada» o porque realmente han decidido que «van a tomar serias medidas».

En un país normal, un juez en la posición y situación de Garzón hubiese sido expulsado de la carrera judicial, cuando no juzgado por prevaricación y retirado de la circulación jurídica. Pero ya sabemos que desde que estamos en ¿democracia?, Spain is different. ¿Y a la democracia de verdad? La están dando por el bulo y nosotros haciendo como que no nos enteramos. Y así nos va.

13 de marzo de 2009

Perdones

Jaque Mato

8 de marzo de 2009

Comedores socialistas

Esta legislatura, aparte de ser la legislatura «de la mujer» (por eso se ha «concedido» el derecho a abortar a las niñas de 16 años sin necesidad de permiso paterno) y de los discapacitados (aunque no se sabe de qué depende que los afectados reciban la ayuda a la que tienen derecho), está siendo la del ataque a la Iglesia, aunque ahora están más o menos tranquilos.

Se ríen los perroflautas presuntamente de izquierdas de los católicos. Las «acusaciones» son las de siempre: que si tanta riqueza tienen, que si el Papa esto, que si tal cardenal lo otro... Últimamente se ceban con lo de los sacerdotes pedófilos. Ésa es una realidad desgraciada, ciertamente, aunque la Iglesia, a Dios gracias, ya no tapa los asuntos y actúa con la firmeza necesaria; pero los perroflautas sociatas, acostumbrados a los modos goebbelsianos de propaganda, dan a entender que «todos son iguales».

Se ríen los perroflautas sociatas de que los católicos tengamos reparo moral en liberalizar el aborto y la eutanasia. En el primer caso ya nos hemos extendido en otras entradas y no volveremos sobre ello. En el caso de la eutanasia –en una próxima entrada hablaremos sobre el asunto–, no solamente porque creamos que sólo Dios puede dar y quitar la vida y no podemos jugar a ser dioses. Ya tenemos una idea de lo que ocurre cuando el Estado se arroga la «facultad» o «derecho a decidir» quién debe morir (los comunistas y los nazis saben eso muy bien), que es a lo que podría llegarse si la idea fructifica y echa raíces.

Sin embargo, no oigo a los perroflautas sociatas comentar nada acerca de los comedores sociales que Cáritas Diocesana tiene habilitados en las capitales españolas (no sé si en todas) para proporcionar sustento a aquellos que, por las circunstancias que sean, no se lo pueden procurar por sí mismos. Tampoco les oigo comentar nada acerca del «perfil» de los usuarios de dichos comedores. Porque estos usuarios, que antes eran los de siempre (entre ellos, los perroflautas verdaderos), hoy presentan un perfil más variopinto. Empiezan a ser familias de clase media-baja que, ahogadas por la hipoteca o el alquiler y el despido (procedente o no), ya no pueden dar de comer a sus hijos. Familias cuyos miembros están todos en paro, aspecto que ya se anunció hace tiempo como uno de los más graves de la crisis, la que antes negara ZP con tanto ahínco.

Y frente a este panorama, ¿qué hace el «Gobierno de España»? Pues... bueno, está la iniciativa deletérea ésa del «Plan E» (será E de «estamos jodidos»). ¿Iniciativas «sociales»? Si se refieren a las huelgas que ahora quieren montar los sindicatos contra... la Banca (contra el Gobierno no: no hay que morder la mano que da de comer), creo que va a ser que tampoco. El Gobierno precisamente ha acudido en ayuda de la Banca, que es lo que hace un Gobierno... de derechas. Aunque mucho me temo que la crisis conseguirá que mandemos esas categorías políticas al carajo, de puro anquilosadas.

Ah, eso sí. De comedores socialistas nada de nada. ¿Darle de comer a usted cuando se halla en situación de necesidad? Se conoce que el credo perroflauta-sociata no contempla lo de «dar de comer al hambriento» y por eso hacen como que no ven. El perroflauta sociata está muy comprometido con «la liberación de la mujer en Timor Oriental»; pero lo de aquí es otra cosa. El pobre de aquí es de carne y hueso, y eso siempre tiene más peligro. El «Gobierno de España», todo lo más, le regalará a usted una bombillita (y después le subirá la luz para compensar el supuesto ahorro que generará el uso de dicho artilugio: apañados estaríamos si el Gobierno no recuperara su inversión). Timeo danaos et dona ferentes, ya saben.

Y miren: ya que hemos mencionado a los sindicatos, tal vez a Cándido Méndez le convendría darse una vuelta por algún comedor de ésos. Con lo que dan de comer allí tal vez pudiese rebajar un poco ese orondo barrigón de aristócrata obrero que muestra en las manifas y en las ruedas de prensa (y que tan mal le sienta, claro...)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...