29 de noviembre de 2006

Moros

Vaya por delante que no tengo nada en contra de los musulmanes, tan respetables para mí como judíos, evangélicos o budistas mientras no cometan delito alguno. Pero sí quisiera comentar la actitud de algunos gobiernos árabes y actitudes de nuestro desgobierno en lo que se refiere a la "cuestión árabe".

Lo primero que me llama la atención es que hace tiempo nos hemos enterado de que en algunas escuelas de Marruecos se enseña que "España es el paraíso perdido, que hemos de recuperar". Esto no es en sí mismo "peligroso"; pero cuando esa afirmación también está en el ideario de Al-Qaeda, la cosa toma otro matiz muy distinto. ¿Acaso debe algo el gobierno a países como, un suponer, Marruecos?

En segundo lugar, me llama la atención la especial protección de que goza todo lo musulmán por parte del gobierno, directamente proporcional a la cantidad de ataques que reciben la Iglesia y la religión católica. Hemos sabido (hace tiempo y ya no ha vuelto a salir, por cierto) que "por orden superior" en algunos ayuntamientos socialistas se han reservado terrenos para que los musulmanes construyan sus mezquitas (aunque se trató de mantener en secreto). En las escuelas se lamina poco a poco la enseñanza de la religión católica y, por el contrario, se permite la de la religión islámica.

Pero vamos a ver. Para empezar, ¿existe reciprocidad religiosa? Es decir, ¿puede cualquiera enseñar la religión católica, vamos a suponer, en Marruecos? ¿Reserva acaso el gobierno marroquí parcelas para que los católicos construyan una iglesia, ermita o monasterio si hace al caso? Me parece que la respuesta es negativa. Hay toda una propaganda destinada a convencer a los "infieles" de que la religión musulmana es "tolerante". Pero está demostrado que allí donde los musulmanes gobiernan no hay sitio para nadie más. Uno a cero en contra, pues.

En segundo lugar, ¿existe reciprocidad política? Como todo gobierno musulmán que se respete, estamos ante un gobierno teocrático y confesional. No hay separación entre religión y Estado, de tal suerte que el Corán es ley civil en esos Estados. Lo que significa que un delito no es solamente un hecho contra el Estado, sino un pecado contra la ley de Alá. Y que las penas que se aplican a cada hecho ilícito son las que prescribe el Corán, que como libro "de inspiración divina" que es, no se ha modificado gran cosa desde que se escribió. Por eso es "normal" que los castigos allí mencionados sean, entre otros, los latigazos, las lapidaciones o las mutilaciones corporales. Dos a cero en contra.

Y otros puntos más que cabría mencionar. Pero todo esto se pone de relieve con la visita del Papa a Turquía, el más "europeo" de los países musulmanes. Cuando hacen falta ¡16.000 policías! para proteger al Papa, prevenir posibles atentados y evitar desórdenes públicos, se echa de ver cómo está el patio. ¿Éste es el país al que Francia quiere a todo trance meter en Europa, ayudado por nuestro inefable ZP?

Y los imames siguen predicando la Jihad (guerra santa a los infieles) como el primer pilar de su religión, aunque lo prediquen sotto voce en España y en otros países europeos porque eso es como incitar a la guerra.

Para acabar, resulta que yo como extranjero en su país "tengo que respetar sus costumbres" porque si no, me va a caer un buen puro. Y en mi propia casa tengo que respetarlas también porque si no, voy a ser tachado de "facha, cavernícola, intolerante, sectario" y de no sé cuántas cosas más. Es decir, tengo que respetar que "no se integren". El papanatismo progre vigente me obligaría a respetar leyes, usos y costumbres que no sólo no son las mías sino que van en contra de los más elementales derechos humanos (que se lo pregunten a las mujeres o a periodistas como Ali Lmrabet) y a despreciar las mías propias por "retrógradas" y, por supuesto, por "fachas".

Con estos presupuestos, uno entiende la postura anti-islámica militante de Oriana Fallacci.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí se puede opinar libremente y sólo se borran el spam y los trolls.

Cada comentario únicamente refleja la opinión de quien lo escribe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...