31 de marzo de 2008

Los tolerantes

No se llamen a engaño ustedes acerca de quién es el filósofo de cabecera de ZP y de la cúpula zapaterista. No es Philip Petit (sobre todo porque su alcance es más bien petit). Mejor empezar con una cita del teórico comunista italiano Antonio Gramsci, al que por lo visto tendremos que leer con más atención si nos queremos enterar de las verdaderas intenciones del P(SOE) y sus sucursales territoriales (la cursiva es nuestra):

"Según Gramsci, el comunismo había de ser la religión de la nueva sociedad civil, del mundo secularizado. Parodiando la célebre frase de Marx, cabría decir que el comunismo es la religión de un mundo sin religión. Los sacerdotes de esa nueva religión --los fabricantes de la opinión pública-- serían los intelectuales orgánicos, cabeza del bloque histórico. Ahora bien, la burguesía neocapitalista, que lo corrompe todo, ha corrompido al bloque histórico, cuya descomposición ha empezado por la cabeza. De este modo, los intelectuales orgánicos, en lugar de predicar la fe en el comunismo, han pasado a ser los intelectuales orgánicos de la llamada industria cultural, agentes del nuevo conformismo de la negación de valores sobre un vago fondo de utopías rojas. El caso de Pasolini es ejemplar por los cuatro costados. Militante del vicio nefando, murió por así decir en acto de servicio, y la sociedad permisiva le rindió honores fúnebres de héroe y de mártir". (Aquilino Duque, El suicidio de la modernidad. Citado en Y yo que me la llevé al río).

Es innegable la actualidad de estas palabras. Y uno se lamenta, con una perspectiva histórica más o menos amplia, al comprobar que lo que ha ocurrido en España en estos 30 años no ha sido sino un cambio de régimen: pasamos de una «Dictablanda de derechas» a una «Dictablanda de izquierdas» (ésta última en lo intelectual, por ahora). ¿Negará alguien la condición de «fabricante de opinión pública» a Juan Luis Cebrián, por ejemplo, que durante tantos años ha tenido línea directa con Moncloa?

No está de más recordar también otra frase o idea de Gramsci: que la hegemonía política se sustenta en una hegemonía cultural. Y eso es lo que ha logrado el P(SOE): esa hegemonía cultural que le ha permitido aplicar el ideario progre («el nuevo conformismo de la negación de valores sobre un vago fondo de utopías rojas») mientras ha gobernado y bloquear cualquier intento de sustitución de dicho ideario cuando ha estado en la oposición. Ideario progre que primero entró por la Universidad y la cultura (como forma de lucha antifranquista, no se olvide)... y ha acabado en el cine y en la televisión, que al parecer es lo que ve el 80% de los españoles.

Así, pues, los que nos resistimos a formar parte del rebaño progre nos hemos visto obligados a emigrar a la Red. ¡Qué contentos estaban los progres cuando recibían un artículo en sus diarios contrario a ese ideario! ¡Con qué alegría lo censuraban, sin explicación alguna o murmurando piadosamente lo de «exceso de líneas»! Sin embargo, esa etapa dorada se acabó con la llegada de los blogs, a los que Carmen Rigalt dedicó una filípica en el Mundo el 1 de febrero de 2005.

¿Y por qué? Pues porque la Red es sencillamente un espacio libre donde, por ahora, existe libertad de expresión y en donde los progres no pueden mostrar hegemonía ninguna, de acuerdo con el postulado Gramsci. Sí, es cierto: descalifican, berrean o insultan; pero no pueden controlar la blogosfera. Y no pueden hacerlo sin quitarse la careta buenista y mostrarse como lo que son: neoestalinistas, totalitarios de nuevo cuño que pretenden decirle a todo el mundo lo que debe leer, pensar, sentir o escribir. Y que no permiten que nadie lea, piense, sienta o escriba algo que se aparte del ideario progre. Claro que sería un «desastre» que hasta el más lerdo se diese cuenta del detalle, de acuerdo con el criterio de la visibilidad («lo que no se ve, no existe»).

Para ejemplo, tomemos la música pop (y me refiero al mainstream). Estamos inundados de "canciones de amor", "baladitas" o "cosas incalificables" como el chiki-chiki. Prácticamente, estamos rodeados. Lo sorprendente es que no haya "trovadores de la realidad". Ésa categoría está reservada a los "grandes": por ejemplo, a un Joan Manuel Serrat (P-SOE), a un Joaquín Sabina (ex-comunista y últimamente zejatero) o a un Ismael Serrano (comunista). ¿Son posibles otras lecturas de la realidad en el mainstream? La respuesta es no. Para encontrarlas, hay que ir a los circuitos alternativos.

Y no está de más recordar una entrevista que le hizo Amilibia en La Razón a un "triunfito" (no la he logrado encontrar en el formato electrónico: creo que fue allá por noviembre). Vagamente recuerdo que el periodista le preguntaba algo parecido a "en qué se inspiraba para componer sus canciones". Y él dijo algo así como (no cito textualmente): "En el amor, naturalmente. Para hablar de la realidad tengo que tener mucho cuidado". Por supuesto: ¿qué es más bonito (y rentable) que hablar de "amor"? Las productoras no arriesgan un céntimo con quien pretende tener capacidad de pensar e interpretar lo que ve de forma distinta a como lo hacen las citadas vacas sagradas.

Pues bien, he aquí el caso de Esteban Ibarra, presidente de Movimiento contra la Intolerancia. Una ONG en principio de buena intención. Pero resulta que el señor Ibarra, que es más progre que nadie, y que al parecer su mayor habilidad resulta la de cobrar subvenciones para su ONG, se ha arrogado el derecho de decidir quién es más tolerante o no. Y entre los que ha decidido que son «intolerantes» están los muchachos de Aforo Completo, que según el señor Ibarra son de «extrema derecha». Música que suena ya a conocida, pues se lo han dicho también al PP, cuando habrá blogs que no estén vinculados al PP por mucho que su pensamiento pueda ser tildado de derechista (entre ellos el de un servidor de ustedes).

El señor Ibarra (o alguno de sus becarios) es experto en el copypaste. Y lo que demuestra con ello es que no se ha tomado la molestia de leerse los blogs que ha colocado en su lista negra (¿un tolerante fabricando listas negras tipo «los blogs que todo buen progre no debería leer»? Quiá...). En particular, los que muestran reservas u hostilidad contra el Islam. El caso de nuestro colega Crispal puede ser de los primeros. Ha viajado a Arabia Saudí y conoce de primera mano lo que allí ocurre. Habla, pues, de lo que conoce, al contrario que el señor Ibarra, que se permite tacharlo de intolerante sin haber salido de España. Por eso, toda nuestra solidaridad con el amigo Crispal, a quien deseamos que por mucho tiempo nos siga deleitando con sus post acerca de la realidad que tan bien conoce...

La actuación del señor Ibarra no es más importante que la de un chivato que señala cuál es el enemigo a batir. Por supuesto, no los islamistas radicales, sino aquellos que en España, en Inglaterra, en Holanda o en Dinamarca denuncian la progresiva y silenciosa islamización de Europa. Todas esas denuncias son consideradas por este señor como «ideología racista y xenófoba». Es la manera que tiene el P(SOE) de intentar acallar las voces discrepantes con su política de inmigración y con sus compadreos aliancistas. Lo de siempre: «calumnia, que algo queda». Pero eso mejor se lo cuenta Rossini...

9 comentarios:

  1. Interminable ovación estruendosa.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por vuestro apoyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre pensé que Zapatero no sabía leer.

    ResponderEliminar
  4. Inquietante todo lo que aportas de Gramsci porque, visto como tu lo haces, parece más que obvio que, de la mano de Zapatero, L'Ordine nuovo se va instaurando.

    Y, por supuesto, todo mi apoyo a Crispal.

    ResponderEliminar
  5. Inquietante todo lo que aportas de Gramsci porque, visto como tu lo haces, parece más que obvio que, de la mano de Zapatero, L'Ordine nuovo se va instaurando.

    Y, por supuesto, todo mi apoyo a Crispal.

    ResponderEliminar
  6. No sé porqué ha salido mi comentario como hecho por josé.

    ¿Qué clase de duendes pululan por este blog? ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola, ando off topic, de ronda, para avisarte que tienes un merecido Premio Dardos.
    Un abrazo, Martha

    ResponderEliminar
  8. El blog te reclama...pásate por RRAA

    ResponderEliminar
  9. Amiga Schwan:

    Es sorprendente, sí. ¿Será que me han hackeado el blog y no me he enterado?

    xDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar

Aquí se puede opinar libremente y sólo se borran el spam y los trolls.

Cada comentario únicamente refleja la opinión de quien lo escribe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...