25 de julio de 2007

Alta traición

¿Quién dijo que la guerra fría había terminado? Volvemos a los ochenta. Creíamos que espías como los que habíamos conocido sólo quedaban en el ámbito empresarial, espiándose las patentes o metiéndose virus unas a otras (el pato, como siempre, lo pagamos los demás).


Pero esto es diferente. Un señor espía de verdad, que espía para una potencia extranjera y que además, lo hace como agente doble. Hollywood podría sacar una suculenta tajada del asunto y a mí me haría mucha gracia si no fuera porque la víctima es… España. O sea, nosotros, aunque Zapo está empeñado en que nosotros no seamos nosotros. Hay más: el topo que teníamos en el CNI espiaba para Rusia.


Eso es precisamente lo sorprendente. Por más que uno se estruja la neurona, no entiende qué interés estratégico podríamos tener para Rusia. Si ese interés estaba justificado, fue en los tiempos de la República y guerra civil. De haber ganado la contienda el bando «rojo» sí hubiésemos caído en las garras de Rusia, aunque hubiera sido por 6 meses (en marzo de 1939 terminaba nuestra guerra civil y en septiembre del mismo año comenzaba la guerra mundial).


Quizá por las rémoras del pasado, uno asocia «Rusia» y «espías» con «Estados Unidos», «las dos Alemanias» y otros mitos de la guerra fría. Uno se imagina al FSB (sucesor del KGB, que cualquier día recupera este nombre, visto lo visto) espiando a los importantes de la UE y dándose de tortazos con el MI-5, el Quai d'Orsay, la CIA, y los sucesores del SD y el Abwehr. El panorama es conocido, sí… ¿pero qué pintamos nosotros en él? Sólo me cabe una explicación: la necesidad de Putin, antiguo espía, de saberlo todo de todo el mundo.


En cuanto al espía, es digno de estudio. Dicen que lo hizo por dinero. No sé por qué, pero a mí esa excusa no me cuadra. La antigua URSS se valió, por lo general, de espías idealistas que nunca cobraron por su innoble trabajo. Ahí están los casos de Richard Sorge o Klaus Fuchs (también está el caso a contrario de Kim Philby). Ahora bien, el espía en cuestión es miembro de la Guardia Civil. A él habría que preguntarle en qué momento se le olvidó esto:


«El honor es la principal divisa del guardia civil; debe, por consiguiente, conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recupera jamás».


(Duque de Ahumada)


El viejo Duque se revolvería en su tumba si tuviera noticia de lo que ha hecho este señor: no solamente ha manchado su honor (si es que éste le importó alguna vez), sino el del Cuerpo en el que formaba y que tantos y tantos méritos tiene a sus espaldas.


Parece que existen otras razones secundarias. Por sus propios motivos, Rusia se opuso a la guerra de Irak y por tanto, se convirtió en «país enemigo». El señor Flórez, a sueldo de los rusos, levantó el velo del CNI para ellos. No sabemos si los rusos se guardaron esa información o se la vendieron al mejor postor. Pero lo cierto es que en 2003 seis agentes del CNI fallecieron en un atentado terrorista y que él pudo haber facilitado información que directa o indirectamente ayudase a quien los asesinó a preparar el atentado.


Y ahora estamos esperando la respuesta española. Que muy probablemente, como en el caso del Yemen, será la callada oficial. Sería verdaderamente novedoso que Zapo levantara la voz a Putin por este acto de deslealtad entre «amigos». ¿Imaginan la escena?


ZAPO (tembloroso): O-o-o-ye... este… Vladimir… que lo que has hecho de… este… e-e-espiarme no está bien, ¿s-s-abes?


PUTIN (Mostrando una media sonrisa y sin mover un músculo de su rostro): Da.


ZAPO (no sabiendo si enfadarse o no pero poniéndose más nervioso): ¿C-c-cómo que «da»? ¿No te han dado ya bastante información? ¿Qué más quieres que te dé? (Zapo resopla, para calmarse). Mira, vamos a arreglar esto tranquilamente, ¿vale?


PUTIN (sin inmutarse): Da. (Le ofrece un vaso de vodka). Vodka?


ZAPO: Spassibo (es lo único que sabe decir en ruso y lo aprendió en el avión. Se bebe el vaso de un trago. Le sienta. Lanza un rugido de gusto. Putin sigue sonriendo. Zapo, exaltado, levanta el puño izquierdo). ¡Viva la Revolución! ¡Viva Stalin! ¡Larga, larga vida al proletariado! ¡Muerte a los fascistas! (Empieza a cantar la Internacional) ¡Arriba, parias de la…! (Cae, como fulminado por un rayo. Al rato se le oye roncar).


Putin se levanta tranquilamente y da indicaciones de que le dejen dormir la mona. Mueve la cabeza y entre dientes dice algo más. Su secretario cree que es algo así como Job tvojemad, pero no dice nada por si acaso el FSB lo despacha al infierno vía Siberia.


Cualquier parecido con la reacción de Gran Bretaña ante las actuaciones de Putin es pura coincidencia.

3 comentarios:

  1. Por desgracia España tiene aficionados a las pelis de espías en el CNI, con todos mis respetos para ellos, es un poco lamentable que se haga una rueda de prensa, para algo que se supone secreto.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Martha Colmenares26/7/07 9:09

    Hola Luis eso de la guardia nacional me hizo recordar a nuestras fuerzas armadas. La Guardia Nacional es uno de sus componentes, y su leme era: "El Honor es su divisa". pero ahora por los serviles no se les divisa. A quienes se les divisa, están presos pagando el precio precio de no venderse. Un abrazo desde Venezuela, Martha Colmenares

    ResponderEliminar
  3. Este asunto lo he leído en algún tebeo de Mortadelo y Filemón...

    ResponderEliminar

Aquí se puede opinar libremente y sólo se borran el spam y los trolls.

Cada comentario únicamente refleja la opinión de quien lo escribe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...